La herboristería que se convirtió en perfumería

La herboristería que se convirtió en perfumería

Cuando viajo, hago un trabajo previo con espíritu explorador buscando rincones secretos que puedo visitar en las ciudades que voy a recorrer. Así fue como descubrí esta herboristería en mi viaje a Florencia, hace algunos años.

Una ciudad donde el arte en todos los rincones de la ciudad, como dicen de ella, es un museo a cielo abierto y, es verdad.

Más allá que en mi apreciación personal, es una ciudad que me trasmite cierta melancolía reconozco que tiene siglos de historia y lugares para disfrutar; que invita a fantasear con encontrarse con el Dante, con algún Medici o porque no, con algún fraile dominico.

Cuando llegué a Florencia, entre los lugares que visite y disfrute fue esta herboristería que se transformó en la farmacia – perfumería más antigua del mundo y que hoy seguir vendiendo sus productos. Como un dato nada despreciable es que tiene sucursales en otras ciudades, entre ellas Roma, Madrid, Londres, Los Angeles, Nueva York y Tokio.

En 1221 Los frailes empezaron a cultivar hierbas medicinales, bálsamos y ungüentos en los jardines del convento de Santa María Novella. De ese modo, tenían medicinas para su propia enfermería. Pero con el tiempo aquella producción privada y a pequeña escala empezó a llamar la atención, sobre todo de la alta sociedad.

Uno de los productos más destacados que elaboraron estos frailes fue l’Acqua di S.M. Novella, un perfume que les encargó Caterina de Medici en 1533 para llevarlo en su boda, que se celebró en Francia. Por cierto, este perfume se sigue elaborando a día de hoy.

En consecuencia, imagino que después de semejante publicidad en 1612 se abrió al público; recibiendo más tarde, por gracia del Gran Duque de la Toscana, el honor de ser llamada Botica de su Alteza Real.

En el siglo XIX, específicamente en 1866 en Italia se expropiaron los bienes de la Iglesia por lo que la farmacia pasó a ser del Estado. Es entonces cuando la propiedad se cede a Cesare Augusto Stefani, que es en realidad el sobrino del último fraile que dirigió la farmacia. .

Aún hoy se siguen cultivando en el jardín de la basílica de Santa María Novella las plantas que se utilizan para elaborar los productos que allí se venden. Eso sí, no vas a encontrar medicamentos como un ibuprofeno o un sertal.

Lo que vas a encontrar es una gran variedad de productos como cremas, jabones, perfumes, aceites corporales, productos para la casa, licores, y productos alimenticios.

Su entrada puede pasar inadvertida pero en cuanto entras, te quedas maravillada por sus frescos en las paredes, por su techo es que bellisimo y todo su mobiliario; es como volver el tiempo atrás.
Para que no te pierdas, la dirección es Via della Scala 16, muy cerca de la Piazza di Santa Maria Novella y su horario es de 10 a 20 hs, su web es au.smnovella.com

Si visitas Florencia, debes darte una vuelta por la farmacia, aunque no compres nada.

 

Fuentes
www.eldiario.es
meraviglia.es
www.viajarflorencia.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *