¿Qué es el estilo hygge?

¿Qué es el estilo hygge?

Estos últimos años hemos escuchado, en alguna ocasión, la lista de los países mas felices y en los primeros puestos se encontraba Dinamarca.  Parece que ese estado de felicidad, lo llevaron a la decoración. A esta altura se preguntarán que relación hay entre ambos términos, como en la vida, todo esta relacionado.

Los daneses definen el Hygge como comodidad, bienestar y el arte de disfrutar de los pequeños placeres de la vida, es decir, podríamos poner como ejemplos: sentarnos a disfrutar de nuestro sillón, mirar una peli en un lugar cómodo, estar en un ambiente cálido y a gusto, tomarnos un té, disfrutar del silencio acompañados de unas velas, escuchar música, tener un momento de conversación, ver llover por la ventana tapados con nuestra manta favorita.

Pero no se quedaron solo en esas situaciones, sino que lo llevaron también a la decoración, es decir, al alrededor. Seguramente con la intención de crear no solo un clima interior sino también exterior; logrando una unidad donde todo se pueda integrar.

Entonces, buscando claves de este estilo, encontré las mas importantes o las que no pueden faltar:

  • Un rincón especial donde no falte un sillón confortable con buenos almohadones, un apoyapie o una linda butaca para hacerlos descansar y si estuviese al lado de una ventana, mejor. Conclusión, que reine el confort.
  • La iluminación es básica para conseguir esa comodidad por eso las casas nórdicas en general no tienen persianas. La luz natural es muy apreciada por ellos.

De cualquier manera, a medida que la luz desaparece los daneses tratan de crear atmósferas relajantes. Las velas no pueden faltar, tienen que ser naturales, sin aromas. En lugar de una luz general, para conseguir ambientes hygge hay que colocar varios puntos de luz tenue (cuanto más baja sea la temperatura de luz, mejor).

  • Los colores claros; el blanco es, por excelencia, el color del minimalismo nórdico. Además de este, se suman otros tonos suaves como el beige, el gris claro o los colores pasteles, siendo los más receptivos a la luz natural y sus cambios. Nos transmiten esa sensación de serenidad y calma.
  • La calidez del fuego, en la mayoría de casas danesas hay chimenea o una estufa de leña. Y no por falta de sistema de calefacción, sino porque les encanta el sonido del crepitar de la leña, la luz del fuego y, sobre todo, la calidez que desprende.
  • Cuidar los textiles:el hygge mima todos los sentidos, incluso el tacto. Eligir textiles gustosos y mullidos como mantas de pelo, cojines de lana, de punto o con tejido polar. Aunque lisos nunca fallan, los estampados también están permitidos, como por ejemplo los cuadros o el tartán de toda la vida que transmiten esa sensación de cabañita en la montaña o en su defecto en colores verdes puede dar un toque de naturaleza.
  • Crea tu propia jungla urbana, en Dinamarca el invierno es largo por lo que el verde desaparece. Sin embargo, ellos recrean ese ambiente con plantas de todo tipo sin flores pero con toda la gama de los verdes.
  • Suma calidez con la madera, inclúyela en muebles, adornos y todo tipo de decoración, pero en su estado más puro. Los materiales naturales son grandes aliados para crear los mejores interiores hygge.

Ahora, será cuestión de decidir si queremos empezar por crearnos un rincón hygge para disfrutarlo, siendo acompañado por un té o café, por un libro, por nuestros pensamientos, mirando un álbum de fotos, evocando recuerdos y simplemente caer rendidos a sus pies después de un día de trabajo.

Eso sí, si queremos contar que tenemos un rincón hygge, debemos saber que se pronuncia “ hu-ga”.

 

Fuentes

www.elmueble.com
astorconstructora.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *