Suculentas: cactus y crasas

Suculentas: cactus y crasas

Como estamos en primavera y en tiempo de plantar y decorar la casa con nuevas plantas, pensé que era un buen momento para hablar de las suculentas que están tan de moda.
Pero como, a mi gusta siempre empezar por el principio y soy curiosa; decidí buscar las diferencias entre estas plantas.

Las suculentas es el nombre genérico que se le da a todas las plantas y especies que cumplen con ciertas características. Son aquellas especies que se han adaptado a vivir en climas extremos donde el agua no es protagonista. Normalmente se dice que las suculentas son plantas que no requieren muchos cuidados y no necesitan ser regados con frecuencia y, aunque esto es cierto, no es porque no necesiten agua sino porque son capaces de almacenar una cantidad de agua mucho mayor que el resto de las plantas.

Los cactus (familia de cactáceas) y las crasas (familia de crasuláceas) son dos tipos diferentes de especies (con algunas características parecidas) que pertenecen al grupo de las suculentas. En definitiva, las crasas y los cactus son tipos de especies que pueden tener el nombre de suculentas.

Entonces cual es la diferencia entre cactus y crasas; los cactus tienen forma de globo o columna, tiene generalmente espinas – aunque algunos no – y sobre todo areolas (pequeños montículos redondos y acolchados) desde donde crecen espinas, cabello, hojas y flores). Normalmente el cuerpo o las raíces son los principales almacenes de agua y un recubrimiento lanoso o espinoso que actúa de defensa, tanto del calor como de animales.

Mientras que las crasas han sido diseñadas, también, para almacenar grandes cantidades de agua en su interior pero a diferencia de los cactus (que utilizan su cuerpo y raíces), los métodos que tienen las crasas para mantenerse regadas interiormente son principalmente tres: han engrosado sus hojas, estructuras en forma de roseta o hojas con un vello reflectante que atrapa las gotas de rocío.

Ahora viene la próxima pregunta porque se han puesto de moda, desde hace un tiempo. Pensando y leyendo material sobre este punto, las posibles respuestas son:

1.- Las plantas suculentas requieren de pocos cuidados

El cuidado de suculentas es fácil y está al alcance de cualquiera. No necesitan mucha atención y también pueden prosperar bien en interior, ya que la mayoría se adaptan bien al calor y al ambiente más seco del hogar. Las plantas suculentas son capaces de absorber la humedad del ambiente y retenerla. Es difícil matar a una planta suculenta, generalmente, es el exceso de riego el factor letal. Es importante que las plantas suculentas tengan un buen drenaje que permita eliminar el exceso de agua.

Sin embargo, que los cuidados de las plantas suculentas no sean complicados no quiere decir que estas plantas no requieran de unos cuidados especiales. El riego de las plantas suculentas debería ser de una vez cada 15 días en temporada húmeda y de frío, aumentando la frecuencia a 1 vez a la semana en época de calor; en verano debes prestar especial cuidado de tus cactus y suculentas con el riego y realizarlo en las horas de menos calor; el drenaje de la planta es imporante como dijimos porque si no es el adecuado puede estancarse el agua y con el calor se pueden cocer las raíces.

Aunque se adaptan bien al interior, las suculentas necesitan luz, nunca sol directo y menos aún en verano porque una correcta hidratación requiere que las reservas de agua se mantengan en buen estado y una prolongada exposición directa al sol las deshidrataría.

A prestar atención al sustrato; lo ideal es un sustrato especial para cactus, o sustratos mezclados con arena (turba negra mezclada con sílice preferentemente o perlita, arlita o arena de río lavada a partes iguales) y unas piedrecitas al fondo de la maceta que garanticen un buen drenaje.

2.- Las plantas suculentas son ideales para decoración

Existen tantas variedades de suculentas (forma, textura y color) que las convierte en las mejores plantas para decorar nuestra casa. Muchas plantas suculentas pueden florecer durante todo el año, pero la mayoría en primavera, os sorprenderán con flores de todos los tamaños y colores que harán que nos enamoremos de los cactus y suculentas como lo estamos nosotros.

Decorar con plantas supone siempre un gran reto, como seres vivos que son no siempre van a evolucionar como quisiéramos, pero dentro de esa dificultad, los cactus y suculentas tienen un comportamiento más previsible, más geométrico y que se adapta a todos los estilos.

Para decorar con suculentas, lo ideal es combinar diferentes especies, jugando con sus formas, tamaños, colores y texturas. Casi siempre es mejor colocar los cactus y suculentas cerca de espacios bien iluminados y aireados, mejor cerca de las ventanas, aunque dependiendo de la especie, necesitarán más o menos luz.

En cuanto al estilo, las suculentas encajan con cualquier espacio, ya sea en un espacio de estilo nórdico, un espacio más vintage o un estilo industrial que tanto se lleva. Se pueden ensamblar con tejidos y elementos naturales. Y podés usar cestas y canastos, troncos huecos, maceteros de piedra, cerámica, cristal… casi cualquier material es perfecto para decorar con plantas crasas.

3.- Las plantas suculentas son el regalo ideal

Existen tantas especies, tantas formas, colores, tamaños… que hace imposible no encontrar un cactus o suculenta para regalar que no encaje con los gustos de la persona homenajeada. Así como, de souvenir para cualquier ocasión.

Como verán parece sencillo tener suculentas en casa porque son vistosas, no requieren demasiado trabajo y adornan cualquier rincón de la casa; en una palabra son ideales.

Fuentes
latiendadelcactus.com
www.decactus.club

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *