Dia del Maestro

Dia del Maestro

Quién pone en tela de juicio que Sarmiento está ligado profundamente a la educación en nuestro país; tanto los defensores de su pensamiento político educativo como sus detractores reconocen que fue un pilar de nuestra educación; que su trabajo quedo entramado para las generaciones futuras.

Sarmiento

Pero yo quiero homenajear en su figura a todos los maestros de nuestro país, donde ejercer esta profesión no siempre fue ni es sencillo. Donde las condiciones climáticas, edilicias y educativas conspiran contra el trabajo silencioso de todos los días. Donde el trabajo no solo se circunscribe al año escolar.

También tener presente a los docentes que suerte o no, elección o destino no lidian con las condiciones antes descriptas pero que deben asumir otras, de igual complejidad y donde, en algunas oportunidades no está en sus manos poder resolverlo.

Dicho esto, quiero homenajear al maestro quien no solo enseña y educa sino acompañar el proceso educativo y personal de cada alumno, a ellos mi reconocimiento y mi gratitud.
Donde ser maestro no siempre fue y es visto como una profesión; donde la vocación tiene un peso incalculable, donde se elige y se abrazar sin calcular cuando vas a ganar.

El trabajo del maestro es constante, arduo, y complementa, en muchos aspectos, el trabajo de la familia; es también la lucha diaria en varios frentes. Pero asimismo también está lleno de gratificaciones, ya que los niños en general suelen sentirse queridos, contenidos, protegidos y corresponden todo eso con amor, ternura, admiración, con un sin fin de sentimientos que son los que dan fuerza al maestro para esa lucha cotidiana.

Quizás me equivoque pero quienes envuelven a esta profesión lo hacen basándose, apoyándose, compartiendo los pensamientos de educadores como Paulo Freire quien sostiene que “la educación busca el pleno y autentico desarrollo del otro, porque se constituye en la justa medida en que el otro se constituye, es un acto biofílico que busca el pleno desarrollo de la libertad, del diálogo, de la comunicación, del desarrollo con y por el otro” o, en el pensamiento de Pestalozzi quien “defendía la individualidad del niño y la necesidad de que los maestros fueran preparados para lograr un desarrollo integral del alumno más que para impartirles conocimientos, incluyó la educación manual y la educación física como medio de fortaleza y resistencia corporal.

Es decir, con un pensamiento u otro los maestros buscan darle a quienes conforman la infancia, herramientas que les permitan un desarrollo personal integral para la vida”.
Dichosas somos las personas que hemos tenido la suerte de tener un maestro en nuestras vidas, aquel que esta prendido en nuestro corazón, que esta presente en nuestro paso por la escuela y de quien guardamos el mejor de los recuerdos.

Feliz día !!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *