Dia del Padre

Dia del Padre

El origen del Día del Padre se remonta a comienzos del siglo XX, cuando Sonora Smart Dodd, hija de un veterano de la guerra civil estadounidense, quiso homenajear a su padre por haber criado él solo a sus seis hijos, luego de que su esposa falleciera en el transcurso del sexto parto.

En 1909, tras escuchar un sermón del Día de la Madre, Sonora propuso instalar esta festividad el día del cumpleaños de su padre, 5 de junio.

La fecha no prosperó, pero sí la intención de celebrar a todos los padres: en 1924 el presidente Calvin Coolidge apoyó la idea de hacer este día nacional, y en 1966 el presidente Johnson finalmente declaró el tercer domingo de junio como el Día del Padre en los Estados Unidos.

En Argentina, el primer festejo del Día del Padre se realizó un 24 de agosto de 1958. Ése día, pero en 1816, nacía Mercedes Tomasa de San Martín y Escalada, única hija del General Don José de San Martín, y por tal motivo el homenaje se extendió a todos los padres.

Sin embargo, en la década del ’60 el festejo en nuestro país se alineó con la fecha estadounidense.

Me pregunto qué sentido tiene celebrar una fecha que no nos pertenece, que no tiene nada que ver con nuestra historia.

Pero más allá de mi opinión, yo quiero rendirles homenaje a todos los padres, a los solo tienen el rol de padre, a los que tienen el rol de madre y padre, a los solteros, a los adoptivos, a los que crian hijos sin preguntarse si les corresponde o no y a toda aquella persona que decidió hacerse cargo y llevar adelante la crianza de una criatura.

Y en nombre de ellos, esta incluido mi padre. Que me acompaño siempre, que me permitió elegir y equivocarme, que me enseño con el ejemplo, que nunca daba catedra de lo que había que hacer sino que lo hacia, que estaba en función del otro.

De quien aprendí a ser generosa, de quien aprendí que es mas importante la actitud que un hecho en si, de quien aprendí a compartir y tantas otras cosas.

Pero cuando fui grande me di cuenta que en algunas ocasiones, me había dejado muy sola. Sin embargo comprendí que hizo lo que pudo.

Quizás, como hijos debemos entender y comprender que ser padre no es fácil, que todo aquello que hacen o dejan de hacer nunca tiene la intención de lastimarnos.

Que sus equivocaciones o nuestros enconos, no estén por encima del cariño que nos han dado y nos siguen dando aun cuando nosotros somos adultos.

A festejar su día como si fuera el ultimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *