El Mercado de la Bastille

El Mercado de la Bastille

Paris es sinónimo de moda, de tiendas de lujo, de grandes monumentos, de famosos museos pero, también de interesantes y variados mercados callejeros, los cuales nos invitan a observar las costumbres y hábitos de los parisinos a la hora de comprar.

Hay muchos y están distribuidos por todo Paris. Hoy visitaremos el Mercado de la Bastille, uno de los mercados alimenticios más grandes.

El mercado es principalmente alimenticio: frutas, hortalizas, pescados, mariscos, carne, quesos, pan de todos tipos, repostería; incluso comida hecha, para consumir allí o para llevar, con cocina de distintos países: italiana, libanesa, india… Pero se pueden encontrar también productos de otro tipo, como ropa o flores. En total, cuenta con un centenar de puestos.

El mercado se encuentra en el barrio de Les Marais; más precisamente sobre el Boulevard Richard Lenoir entre la Plaza de la Bastilla y la parada de Metro Richard Lenoir.

Desde primeras horas de la mañana se instalan cientos de puestos los que dan vida a la zona; los productos por regla general son baratos, de primera calidad y variados.
Por supuesto que los primeros en llegar se llevan la mejor mercancía; ya que algunos puestos se quedan sin mercadería a media mañana. Sin embargo, para aquellos que se asoman a última hora logran llevarse bolsas de verduras y frutas algo mas barato.

Es un mercado donde hay puestos de especias de tonalidades increíbles, de hierbas aromáticas de olores y fragancias intensas, de ostras frescas que te transportan al mar y vinos que son descorchados para el disfrute de un buen queso, cualquiera de sus cientos de variedades y el olor de las baguettes recién horneadas.

Como podrán ver, no es necesario ser un sibarita para darse cuenta que dar una vuelta por el mercado es imprescindible para la vista y el estómago.

Por otra parte, además de disfrutar de los alimentos, se pueden pasar una linda mañana distendida, comprando, observando, escuchando distintos idiomas o tratando de entender el francés cotidiano.

En varias páginas web coincidieron que se respira un ambiente distendido, incluso alegre, siempre. En definitiva, es un centro de comercio que embelesa, te transporta porque cuando giras la cabeza estás rodeado por la música de los organillos callejeros, de la mezcla de idiomas, de las distintas razas y etnias; el color de las frutas y las verduras, la preparación de las carnes y la presentación de los pescados.

Dato por demás importante; solo se puede visitar los jueves de 7 a 14.30 y los domingos de 7 a 15 hs.

Si estás armando las valijas para ir a Paris, no te olvides de dar una vuelta por el mercado.
¡Au revoir o adiós!

Fuentes
koketo.es
es.derutaenfamilia.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *