El Veganismo

El Veganismo

El 12 % de las argentinos y argentinos mayores de 18 años son actualmente vegetarianos o veganos, según una encuesta difundida por el Colegio de Nutricionistas de la Provincia de Buenos Aires; esto marca un aumento del 3 % entre 2019 y 2020. Aunque debemos aclarar que no es lo mismo vegetariano que vegano.

Hace un tiempo vemos que hay muchos locales que venden productos veganos; hablando con una persona que hace unos años opto por ser vegano, me comentó que ello se produjo porque se industrializaron los productos veganos y, por lo tanto, tienen llegada masiva y en consecuencia se volvieron más accesibles para el mercado.

Si bien el veganismo se puso de moda o se visibilizó hace una década; con quien converse me dijo que haya había en Argentina un grupo importante de veganos, que consumían productos veganos más artesanales.

Pero lo interesante es que detrás del veganismo hay un concepto que va más allá que del producto, es decir, es la conjunción de proceso y producto.

La palabra veganismo nació en Inglaterra y se acuñó por primera vez en la publicación trimestral de la Vegan Society, fundada en el año 1944 por Donald Watson y su esposa Elsie Shrigley.

Donald Watson nació en Mexborough, Yorkshire (Norte de Inglaterra) en 1910 y murió en 2005, a la edad de 95 años. Desde 1944 hasta su muerte, Watson estuvo trabajando promoviendo el veganismo, actividad que desarrolló junto con su profesión de profesor de carpintería y su afición a la agricultura ecológica.

La vida de Watson cambió después de unas vacaciones en la granja de su tío George, donde fue testigo de la matanza de uno de los cerdos, experiencia que quedó grabada en su memoria para siempre.

Tras convertirse al vegetarianismo, el día 1 de Noviembre de 1944, Watson y su esposa Elsie convocaron una asamblea con cuatro compañeros vegetarianos a los que expusieron argumentos sobre la injusticia inherente del sistema de explotación ganadera.

Del fructífero debate de aquella asamblea surgió el núcleo inicial de la Vegan Society; acordaron que además de seguir una dieta sin ningún producto de origen animal, tampoco los usarían para calzado, ni vestimenta, ni ningún otro tipo de explotación.

La motivación del grupo fue desde el inicio fomentar una ética de respeto hacia los demás animales, difundiendo un modo de vida libre de productos de origen animal, los cuales necesariamente conllevan su explotación.

Muy pronto el grupo se dio cuenta que era necesario encontrar una nueva palabra que los definiera; sobretodo, para poderse diferenciar de los vegetarianos que consumían lácteos, huevos o miel. El término “vegano” cuya etimología inglesa deriva de la abreviación de vocablo vegetarian. En las palabras de Donald Watson, marcó «el principio y el final de vegetariano.»

En 1949, Leslie J. Cross sugirió una primera definición de Veganismo como «el principio de la emancipación de los animales de la explotación a que les somete el hombre».

En 1979, la Vegan Society se convirtió una organización benéfica registrada. En la actualización de sus estatutos se definió el Veganismo como: una filosofía y un modo de vida que procuran excluir, en la medida de lo posible y factible, todas las formas de explotación y crueldad hacia los animales, para la alimentación, el vestido o cualquier otro propósito; y por extensión, promueve el desarrollo y uso de alternativas libres de explotación de los animales para el beneficio de los seres humanos, los demás animales y el medio ambiente.

En 1994, tras la celebración para conmemorar el 50° aniversario de la fundación de la Vegan Society, se instauró el 1 de Noviembre como día mundial de Veganismo.

Tras la muerte de Watson en 2005, la Vegan Society continúa manteniéndose fiel a la visión de sus miembros fundadores, sigue trabajando por un mundo en el que los seres humanos no exploten a los otros animales, promoviendo formas de vida veganas en beneficio del medio ambiente, los animales humanos y no humanos.

El Colegio de Nutricionistas de Pcia de Buenos Aires, con motivo del día mundial del veganismo, convocó a la sensibilización y acompañamiento profesional en la transición y adopción de nuevos hábitos alimenticios de quienes se inician en este estilo de vida.

En lo personal, por ahora no elijo ser vegana, tampoco vegetariana aunque, si me cuestiono la explotación y crueldad para los animales.

 

Fuentes:
www.vegansociety.com
www.buenoyvegano.com
www.unidiversidad.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *