Historia de postres – Alemania

Historia de postres – Alemania

Mientras caminamos por Munich, capital de la región de Baviera, podemos ir comiendo una porción de la tarta del príncipe regente Leopoldo, es mas sencillo decir asi, para los que no sabemos alemán que decir “prinzregententorte”.  

La tarta es una tarta real y les cuento porque;  se dice que el príncipe Luitpold (Leopoldo) quien vivió entre los años 1821 y 1912, hijo del rey Ludwig I de Baviera, asumió la regencia del rey Ludwig II en 1886. Era una persona muy querida por el pueblo ya que había logrado ordenar las finanzas de Baviera que estaban muy mal organizadas.

En materia de gustos culinarios, su gran debilidad era el chocolate y por tanto ordenó al cocinero real que elaborara un postre con mucho chocolate. El cocinero real de nombre Rottenhoffer trató de esmerarse al máximo para complacer al príncipe y elaboró esta torta que pasó a ser inolvidable y deseada por todo aquel que muere por el chocolate.

Es simple, nos deleita con varias capas finas de bizcocho intercaladas con crema de mantequilla y chocolate ¡¡Toda una perdición!!

Es una receta muy antigua pero típica de la respostería alemana que llega hasta nuestros días.

Para quienes son amantes del chocolate y de la cocina y, no tienen alto el colesterol, allá va la receta:

Ingredientes:

200 gramos de harina
250 gramos de azúcar
350 gramos de manteca
2 cucharaditas de polvo de hornear
Ralladura y jugo de limón
4 huevos
Medio litro de leche
30 gramos de fécula de maíz
250 gramos de chocolate para fundir
100 gramos de azúcar impalpable
150 ml de crema de leche

Preparación:

Separar las claras de los huevos de las yemas.

Por otro lado, en un bol batir 200 gramos de azúcar con 200 gramos de manteca hasta que se consiga una crema homogénea.

Añadir después las yemas, la ralladura de limón, su jugo exprimido, la harina tamizada y por último, las claras batidas a punto nieve. Batir y mezclar todos los ingredientes bien, para que se integren.

Por otro lado, enmantecar y enharinar cinco moldes redondos y verter en cada uno de ellos un poco de esta mezcla.

Meterlos al horno, a temperatura suave, durante 10 minutos.

Mientras tanto, para el relleno de la torta mezclar la leche con las yemas, 50 gramos de azúcar y la fécula.

Cocinar la mezcla a fuego suave, removiendo todo hasta que la preparación hierva y espese; y dejar enfriar.

Aparte, batir el resto de manteca blanda con el azúcar impalpable hasta obtener una crema homogénea.

Unir esta preparación con la anterior, añadiendo también el chocolate fundido, que será el relleno de la tarta.

Para la cobertura, calentar la crema de leche con más chocolate para fundir y batir todo hasta conseguir una crema espesa.

Para terminar, montar la tarta.

Unir cada una de las capas de los primeros moldes, vertiendo el relleno de chocolate sobre cada una de ellas. Para terminar, cubrir todo el pastel con la cobertura de chocolate. Dejar la tarta enfriar y lista para degustar

¡A disfrutarla sin culpa, el lunes empezamos la dieta!

Fuentes

https://gourmet.expob2b.es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *