Historia y origen del postre

Historia y origen del postre

Algunas personas puede resistir la tentación del postre; confieso que yo no. Sucede que mientras elijo el plato principal, miro de reojo la lista de postres y prefiero un plato liviano como principal para caer rendida ante él.

Pero ¿por qué la costumbre de comer postre al final de las comidas y no antes ? He aquí una respuesta a la inquietud planteada.

La versión más extendida sostiene que la tradición de tomar el postre proviene, ni más ni menos, que de la Antigua Roma. Es sabido que se trataba de una cultura en la que los festines compuestos por innumerables platos eran una de las costumbres más arraigadas. Al parecer en estas copiosas comidas era habitual comer dulces cuando se cambiaba de un plato salado al siguiente. Estos dulces que servían de puente entre un plato y otro no contaban con una gran variedad y se componían, sobre todo, de frutas y panes con levadura y miel.

Con el paso del tiempo, perduró la costumbre hasta hoy día, pero limitada a comer algo dulce después del último plato servido.

Lo interesante es que la palabra postre deriva del latín posterum que significa “que viene después”. Yo creo que, por la evolución natural de la lengua, conservamos la expresión “a la postre” y luego finalizo en la palabra “ postre”, es decir, último, al final. En conclusion, el postre va de último, después de la comida.

Hablando de postres, dicen los expertos, que el postre mas antiguo es la tarta de queso, aunque como siempre cada país o imperio, en este caso, le pone su impronta. Les cuento que fueron los griegos quienes ofrecieron este postre a los atletas que se presentaron en los primeros Juegos Olímpicos, como parte de la degustación que ofrecieron en el evento.

La dichosa tarta se hacía calentando el queso triturado en una cacerola de cobre con miel y harina para, después, dejarlo enfriar y servir.

Posteriormente, cuando los romanos conquistaron Grecia, la tarta de queso fue modificada con el sello romano. Entonces, a esta receta se le incluyó huevo, se la horneaba entra ladillos calientes, la llamaron Libuma y pasó a ser un postre servido en ocasiones especiales.

Hoy en día la tarta de queso tiene mas de una versión. Todas ricas conforme al gusto de cada comensal. De cualquier manera, es interesante saber el origen de la palabra que conlleva una sensación dulce y sabrosa a nuestro paladar.

Fuente:
https://www.diariovasco.com/
https://www.directoalpaladar.com/

2 comments

Marisa

Asi es, otra vez la cultura romana entre nosotros. Culturalmente la humanidad le debe mas que el origen de un postre !!

Cordialmente
Bibiana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *