Historias de Postre – México

Historias de Postre – México

Con motivo de celebrar en la sección “fechas y fiestas”, el día de los muertos pensé que sería interesante descubrir el postre típico mexicano.

Resulto que muchos de los postres tienen origen hispánico y que una vez en tierras americanas, aquellos fueron modificados o mejor dicho, preparados al gusto del paladar mexicano.

Entonces seguí buscando hasta que encontré, según varias páginas, un postre 100 % mexicano. Aquí se los presento: la jericalla; confieso que nunca había oído hablar de ella; de vista es similar a la natilla española o la creme brulee francesa pero, no lo es.

Este postre tiene muchas versiones sobre su origen. Una de ellas, cuenta que su nombre se relaciona con el pueblo de Jérica, de la comunidad de Valencia, España; que es dónde habría nacido una monja que cocinaba en el Hospicio Cabañas ubicado en Guadalajara.

Esta historia cuenta que esa monja tomó los ingredientes, los mezcló y los puso a hornear pero se olvidó la preparación en el horno, debido al ajetreo de servir a muchos en el Hospicio. Así se le pasó el tiempo previsto y al sacarlo notó que la parte superior de la preparación se había “quemado”.

Por ello, la jericalla se presenta como una golosina que evoca el sabor del flan, pero su consistencia es más ligera en la boca, y el sabor del dorado que la cubre (leche quemada) le da un sabor especial y muy agradable; que es su principal característica.

De esta manera, la receta y su popularidad se fueron extendiendo poco a poco por las colonias de Guadalajara y otros estados, hasta convertirse en un postre insignia tradicional de ese lugar. Actualmente el postre goza de reconocimiento internacional debido a su delicioso sabor y su fácil elaboración.

Como siempre aquí va la receta y su preparación:
Ingredientes (10 porciones):

1 litro de leche
1 rama de canela
1 taza de azúcar
6 huevos
1 cucharada de esencia de vainilla

Preparación:

1. Precalienta el horno a 200 grados centígrados.
2. Poner la leche, azúcar, vainilla y canela en una olla a fuego medio. Permite que hierva durante 4 minutos y apagar el fuego para que se enfríe un poco hasta que quede tibia.
3. Después, batir los huevos y agregar 6 cucharadas de leche tibia y vuelve a batir. Colar y volcar dentro de la olla con la leche y mezclar bien.
4. Retira la rama de canela y verter la mezcla en moldes tipo flaneras o una flanera; colocar éstas o la flanera dentro de un molde para hornear grande con la mitad de agua caliente a fin de crear un “baño María” y hornear aproximadamente 40 minutos, hasta que la superficie se haya dorado.
5. Revisar constantemente y si es necesario, agrega más agua caliente al “baño María” para evitar que se seque y se pegue.
6. Enfriar a temperatura ambiente y decorar con las varitas o canela en polvo.

Postre listo !!! para celebrar el día de los muertos o para servir en una noche de primavera.

 

Fuentes
www.eluniversal.com.mx
www.mexicodesconocido.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *