América – Dia de los Muertos – México

América – Dia de los Muertos – México

Sin lugar a dudas, es una celebración que no pasa desapercibida en el calendario y quizás, nosotros no llegamos a comprender el significado que tiene esta fiesta de origen pagano – religiosa.

A esta altura de los acontecimientos, creo que es intrigante saber porque convoca a tanto mexicanos como extranjeros que visitan México, especialmente, en esta fecha.

El origen del día de muertos sucedió en la cultura mesoamericana, que habitaba el territorio mexicano y le daba gran importancia a la muerte, esa cultura tenía al señor de la muerte al que llamaban Mictlantecuhtli y al inframundo que lo denominaron Mictlán pero, con la llegada de los españoles la celebración se hizo mestiza y se unieron nuevos elementos y significados católicos como la cruz de flores para honrar y celebrar la vida de los antepasados.

El Día de Muertos en la visión indígena implica el retorno transitorio de las ánimas de los difuntos, quienes regresan a casa, al mundo de los vivos, para convivir con los familiares y para nutrirse de la esencia del alimento que se les ofrece en los altares puestos en su honor.

En esta celebración la muerte no representa una ausencia sino a una presencia viva; la muerte es un símbolo de la vida que se materializa en el altar ofrecido. En este sentido se trata de una celebración que conlleva una gran trascendencia popular ya que comprende diversos significados, desde filosóficos hasta materiales.

La celebración del Día de Muertos se lleva a cabo los días 1 y 2 de noviembre ya que esta se divide en categorías: De acuerdo con el calendario católico, el 1 de noviembre corresponde a Todos los Santos, día dedicado a los “muertos chiquitos” o niños, y el día 2 de noviembre a los Fieles Difuntos, es decir, a los adultos.

El objetivo principal de la fiesta es homenajear a los que ya no están en esta vida y tanto adultos como niños participan en diversos rituales y festejos. La costumbre es acudir a los cementerios donde se adornan los panteones con altares llenos de comida, dulces y juguetes para conmemorar el regreso de los seres queridos que ya han dejado el mundo. También se organizan desfiles con participaciones multitudinarias. Se venera y honra la muerte pero también se hace burla de ella y ritos para espantarla.

Es una fiesta de carácter absolutamente alegre en el que se comparte con los muertos, de forma positiva. Una de sus imágenes más representativas es la caracterización de las personas, vestidas con trajes folclóricos mexicanos, como catrinas (la calavera garbancera creada por el artista mexicano José Guadalupe).

El Día de Muertos se celebra en todo México, teniendo algunas variantes dependiendo la región o el estado. Cabe recordar que la festividad es considerada por la Unesco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en 2008 además, es un símbolo de la identidad nacional para los mexicanos.

Para la UNESCO, el encuentro anual entre los pueblos indígenas y sus ancestros cumple una función social considerable al afirmar el papel del individuo dentro de la sociedad. También contribuye a reforzar el estatuto cultural y social de las comunidades indígenas de México.

La verdad que me sorprende gratamente que la sociedad mexicana tenga una relación particular y especial con sus muertos. Quizás, como dice una de las fuentes citadas “el Día de Muertos se considera una celebración a la memoria y un ritual que privilegia el recuerdo sobre el olvido”.

Fuentes
mexico.as.com
www.gob.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *