Europa – Festival Oktoberfest

Europa – Festival Oktoberfest

El Oktoberfest es sinónimo de cerveza; de hecho, es la fiesta más popular y grande del mundo, dicen los entendidos. Todos los años, Alemania, pero más precisamente Múnich, recibe millones de alemanes y turistas del mundo para no perderse esta fiesta.

Pero como saben, a mí me gusta bucear un poco en la historia de las fiestas, festivales y eventos. En esta ocasión, el Instituto Berlín nos cuenta que la fiesta tiene su origen en una carrera de caballos. Se preguntaran ustedes, ¿cómo de caballos a cerveza?

El 12 de octubre de 1810 se casa el príncipe Ludwig I de Baviera y la princesa Teresa de Sajonia y Hildburghausen. Un miembro de la guardia nacional, tuvo la idea de celebrar la fiesta con una gran carrera de caballos. La fiesta que empezó el 17 de octubre 1810, cinco días después de la boda, fue un gran éxito y duró varios días.

Unos años después,  al prado donde tenía lugar la carrera de caballos y donde ya se servía cerveza a los visitantes se le puso el nombre de la princesa – “Theresienwiese”.

 Pese la fiesta no solo tiene lugar en Octubre, sino que empieza en septiembre. Por eso, los bávaros no dicen “Oktoberfest”, si no “Wies’n”, que significa “prado” en el dialecto bávaro.

El Oktoberfest es una fiesta para celebrar la cultura bávara. Por eso, a la gente le gusta vestir la ropa tradicional. De hecho, esta era la ropa del trabajo de los bávaros: El “Dirndl” (un vestido con delantal) para la mujer y el “Lederhose” (un pantalón de cuero) para el hombre.
En la Wies’n, tal como la denominan los bávaros, hay puestos donde venden salchichas fritas, Brez’n (una pasta bávara), pan de especias en forma de corazón (“Lebkuchenherz”), almendras garapiñadas y muchas otras cosas tradicionales.

La atracción más popular son las “Bierzelte”, las tiendas grandes en las que se vende y bebe cerveza.

El Instituto Berlín también cuenta que se toca música en las tiendas y cada Wies´n tiene una canción propia. Para mantener las tradiciones, los dueños de las tiendas tienen que tocar música de instrumentos de viento bávaro durante el día y hasta después de las primeras 18 horas pueden tocar otro tipo de música.

Otras fuentes consultadas narran que fue tan exitosa la celebración que llegó a convertirse en un festival anual, completo con todas las atracciones que hicieron al primero tan maravilloso. Al ver que el festival crecía y crecía, las fechas iniciales fueron cambiadas a septiembre porque los días eran más largos y el clima era más agradable. El festival entero dura entre 16 y 18 días, dependiendo del año, y la mayor parte de esos días son de septiembre.

Manteniendo la tradición con las fechas originales, el último fin de semana de los modernos Oktoberfest siempre toma lugar en octubre, usualmente terminando en el primer domingo del mes. Si el primer domingo de octubre es el 1º o 2º del mes, el festival se extiende un poco hasta el lunes o martes, cualquiera que sea el 3 de octubre. Esto para que coincida con la festividad “Tag der Deutschen Einheit”, o el Día de la Unidad Alemana.

A lo largo de los años, fueron cambiando algunas cosas; por ejemplo no fue hasta la edición de 1818 en la que se introdujeron las típicas barracas, sustituidas posteriormente por carpas y puestos de cerveza y comida que se han convertido en el símbolo por excelencia de esta festividad. De hecho, los propietarios de las cervecerías de la ciudad de Múnich no comenzaron a participar activamente en los festejos hasta 1887.

Marienplatz

Un renglón especial dentro de esta fiesta merece la cerveza. Según los expertos, dentro de las carpas del festival sólo se sirve un tipo de cerveza conocida como Oktoberfestbier, una denominación de origen que sólo incluye aquellas cervezas elaboradas dentro de los límites urbanos de Múnich y que cumplen a rajatabla con la Ley de Pureza Alemana de 1516 o Reinheitsgebot, produciéndose únicamente con cuatro ingredientes: agua, malta, lúpulo y levadura.

Todas estas cervezas son de estilo märzen, cervezas lager de baja fermentación producidas durante la primavera, especialmente marzo (de ahí su nombre) y maduradas durante los meses más calurosos del verano, para su consumo durante la época de la cosecha otoñal, justo a tiempo para la celebración de este festival.

Si después de algunas cervecitas, estamos en pie podríamos ver, recorrer y visitar algunos lugares que valen la pena. Múnich tiene mucha historia para distintos momentos, los lugares que yo considero que hay que visitar son:

Marienplatz: es el centro y el corazón de Múnich desde su nacimiento. Originalmente la plaza se llamaba Schrannen, pero fue renombrada como la Plaza de Santa María para pedir a la Virgen que protegiera a la ciudad de la epidemia de cólera que la asediaba.

Karlsplatz: conocida popularmente como Stachus fue construida en el siglo XVIII tras el derribo de la muralla medieval, de la cual aún se conserva la reformada puerta Karlstor.

Odeonsplatz

Odeonsplatz: Una plaza cargada de historia. Lo más llamativo es la galería levantada en honor del Ejército bávaro. La Feldherrnhalle se halla decorada con impactantes esculturas de líderes militares y leones. Por otra parte, alrededor se encuentran:

Residenz. El antiguo palacio real de los reyes de Baviera es uno de las principales atracciones de Múnich.

Hofgarten. Un bonito jardín que funciona como centro de encuentro para los muniquenses.

Cervecería Hofbräuhaus: su origen se remonta hasta 1589, cuando era la fábrica de cerveza que abastecía a la familia Wittelsbach.

Si tienen tiempo, en las afueras de la ciudad se encuentran 3 sitios, uno para cada ocasión e interés. Ellos son:

El Castillo de Neuschwanstein, famoso por ser la inspiración de Walt Disney para su película “La bella Durmiente”, sus vistas son únicas y el paisaje que lo rodea es de ensueño.

BMW Welt, se enfoca en el acercamiento y el diálogo con clientes y visitantes mostrándoles una gama completa de los automóviles BMW, y provee la distribución del vehículo, particularmente la creación de una experiencia más especial con respecto a la colección para un vehículo ya ordenado por el cliente. BMW Welt también ofrece tiendas con productos auxiliares y accesorios de la marca, además cuenta con los servicios gastronómicos de un restaurante. En el foro de encuentros, BMW Welt ofrece salas de conferencias y la oportunidad de presentaciones de los medios.

Campo de concentración Dachau fue construido en 1933 para convertirse en el primer campo de concentración oficial. Comenzo siendo utilizado para encerrar a los prisioneros políticos, pero pronto comenzó a llenarse de judíos, gitanos, homosexuales y testigos de Jehová.

Como verán, Múnich es más que cerveza. Una ciudad para visitar en cualquier momento.

¡¡Prosit!!

Fuentes:

https://abcnoticias.mx
https://www.bonviveur.es
https://www.disfrutamunich.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *