Festivales de Música Clásica: Lucerna

Festivales de Música Clásica: Lucerna

Con la subida del nazismo, varios grandes ejecutantes y directores, incluidos Toscanini, Fritz Busch y Bruno Walter decidieron no participar en los festivales de música alemana y austríaca tales como el Festival de Bayreuth y el de Salzburgo.

Lucerna (Suiza) era el sitio ideal para los que no querían desplazarse a Alemania; fue asi que nació este festival de música clásica en 1938 con una serie de conciertos en el jardín de la villa de Wagner, bajo la dirección de Arturo Toscanini, que había constituido una orquesta con miembros de diferentes orquestas y de solistas para estos conciertos.

En 2000 pasó a llamarse Festival de Lucerna y actualmente forma parte de la Asociación de festivales europeos. Este festival tiene lugar desde 2004 en el Palacio de cultura y congresos de Lucerna concebido por Jean Nouvel.

Desde su fundación ha habido muchos cambios; por ejemplo el festival en su primera temporada solo contaba con diez conciertos, hoy 110.000 personas asisten al festival en sus 3 versiones.

El festival más grande es el Festival de verano (Lucerna Festival im Sommer), que tiene lugar en agosto y septiembre con más de 100 eventos. Desde 2003 ha sido lanzado por la Orquesta del Festival de Lucerna, la “Orquesta de amigos” de Claudio Abbado compuesta por solistas de renombre internacional, músicos de cámara, profesores y miembros de la Orquesta de Cámara de Mahler, desde 2016 dirigida por Riccardo Chailly.

También en 2003, se fundó la Academia del Festival de Lucerna, creada por el compositor y director Pierre Boulez para reunir a jóvenes músicos de todo el mundo para interpretar música de los siglos XX y XXI, liderada por el director artístico Wolfgang Rihm y el director principal Matthias Pintscher en 2016.

El festival de Lucerna organiza cada año tres tipos de manifestaciones:

  • En verano: que se celebra en los meses de agosto y septiembre desde 1938. Un centenar de acontecimientos se organiza cada año en este marco, con aproximadamente 30 conciertos sinfónicos con las mejores orquestas del mundo y los mejores directores de orquesta.
    Desde 1999, el festival de verano escoge un tema. Los principales actores de este acontecimiento son los artistas estrellas, los compositores en residencia y las orquestas en residencia. A eso se añaden ciclos de conciertos sobre ciertos temas musicales así como numerosas manifestaciones para revelar a jóvenes talentos.
  • En Pascua: que se celebra en la época de Pascua desde 1988. El Festival de Pascua se concentra en una vieja tradición de la época barroca de tocar exclusivamente música sacra. Los conciertos tienen lugar sobre todo en las iglesias de la ciudad de Lucerna.
  • Al piano: que se celebra cada noviembre desde 1998. El Festival de Otoño está dedicado exclusivamente a los instrumentos de teclado. Además de la música de piano clásico, el jazz está situado en primer plano. Paralelamente al festival, se encuentran sesiones de jazz en los bares de la ciudad de Lucerna con el eslogan Piano Off-Stage!, que permiten oír además de interpretaciones de jazz clásico, de Boogie Woogie, de blues y de música soul.

Después de asistir a alguno de los conciertos de verano y con una temperatura promedio de 24 ° es imposible resistirse a caminar por una ciudad situada a orillas del Lago de los 4 Cantones y como si fuera poco, además cuenta con un precioso casco medieval muy bien conservado.

Hay algunos sitios imperdibles para visitar en la ciudad:

Puente de la Capilla

Un puente cubierto de madera del siglo XIV,  que está considerado como el más antiguo de Europa.

Torre de Agua

Una fortificación 30 años anterior al puente que se ha sido utilizando a lo largo de la historia como prisión, archivo y tesoro.

Escultura de un león moribundo

Sobre una gran roca con un pequeño lago delante, rinde honor a los 760 soldados de la Guardia Suiza que murieron defendiendo al rey Luis XVI y su familia, durante la Revolución Francesa.

Iglesia de San Leodegario

Estilo renacentista y una de las más antiguas de Suiza. Dedicada a los santos patrones de la ciudad, esta iglesia fue construida entre 1633 y 1639 sobre una basílica románica del siglo VIII que se quemó y en su exterior destacan sus dos campanarios góticos de más de 60 metros de altura y el interior de color blanco y estilo barroco

Casco antiguo

Calles empedradas y plazas rodeadas de edificios gremiales de los siglos XVI y XVII. Se encuentran cerca las plazas de Weinmarkt (plaza del vino) y la de Kornmarkt (plaza del grano).

Allí encontrarán algún lugarcito para saborear algún plato tipo suizo con influencias de la cocina alemana, francesa e italiana; para empezar una sopa con tiras de crepes llamada Rinderkraftbrühe o sopa de tomate o de cebolla, opciones más elegidas durante el invierno aunque vale la pena pedir y sino las tablas de salchichas, embutidos, quesos o pretzel a las que soy adicta.

Entre los platos principales el rey es el pastel de carne, llamado Chügelipastete. Tampoco faltan los platos elaborados con queso suizo, como fondue o raclette.
Entre las bebidas destaca la cerveza, también hay una variada selección de vinos.

Fuentes
www.mundoclasico.com
www.myswitzerland.com
es.wikipedia.org
queverenelmundo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *