La Feria de Abril o Feria de Sevilla

La Feria de Abril o Feria de Sevilla

Quizás, este equivocada pero un puñado de personas descubrió la Feria de Sevilla por las revistas del corazón, cuando contaron que la reina Máxima de Holanda conoció a su príncipe azul “real” en dicha feria allá por 1999.

Pero dejemos los asuntos del corazón y vayamos a disfrutar de esta feria que es una de las fiestas más internacionales y populares de Sevilla.

Los orígenes de la Feria de Abril datan de 1846 cuando los concejales José María Ibarra y Narciso Bonaplata tuvieron la idea de celebrar una feria anual de tres días de duración, que tendría lugar en el mes de abril y con un carácter mercantil para compra y venta de ganado.

Tras la aprobación de la Reina Isabel II, el 18 de abril de 1847, en el Prado de San Sebastián, se inauguró la primera Feria.

Con los años, la feria se convirtió en uno de los festejos más relevantes de la ciudad y cambió su carácter mercantil por el de fiesta social hasta convertirse en una cita imprescindible para los sevillanos. En 1973 fue necesario trasladarla a su emplazamiento actual debido al alto número de visitantes.

Pero se preguntarán cómo es la feria y que ofrece; ya les cuento. En la actualidad, los terrenos destinados al recinto ocupan 1.200.000 m2 ubicado entre los barrios de Los Remedios y Tablada y, están divididos en tres zonas diferenciadas:

La Calle del Infierno que es como se conoce popularmente al “parque de atracciones” destinado a la diversión. Aquí encontramos actividades feriales para todas las edades, desde juegos mecánicos y tómbolas hasta atracciones infantiles.

El Real de la Feria se divide en quince calles con el nombre de figuras importantes del toreo. En el dorso de los rótulos figura una leyenda que resume la biografía de aquellos.

En este espacio, encontramos las casetas (construcciones temporales similares a una carpa de fiesta) que pueden ser públicas o privadas (debes ser socio para poder entrar o invitado por uno de ellos); son decoradas con diseños tradicionales y se transforman, durante la feria, en el segundo hogar del sevillano, donde ocurre buena parte de la convivencia; en ella recibe y atiende a familiares y amigos y ejerce de anfitrión.

Allí, no falta el Fino de Jerez o la Manzanilla de Sanlúcar de Barrameda, el jamón, las gambas, el baile, las sevillanas, las palmas, la guitarra y también, por qué no, la gaita y el tamboril rociero.

Este ambiente cálido y festivo que se vive en las casetas se traslada también al exterior. Mientras dura la fiesta la gente viste los trajes típicos andaluces: los hombres con la indumentaria campera tradicional, y las mujeres con el vestido flamenco o de gitana.

Durante el día, la feria se llena con cientos de amazonas, jinetes y carruajes ricamente adornados. Es el llamado paseo de caballos, en el que puede participar alquilando una calesa con conductor del servicio regular. Otro elemento imprescindible son los toros: cada tarde la Plaza de la Maestranza se llena para presenciar la correspondiente corrida.

La feria dura una semana y se celebra una o dos semanas después de Semana Santa, pero como no podía ser de otra manera; comienza a las 12 de la noche con la popular y tradicional prueba del alumbrado, es decir, la tradicional iluminación de la entrada al recinto ferial con miles de bombillas de colores que alcanza casi 50 metros de altura y es diferente cada año y finaliza a las doce de la noche con un espectáculo de fuegos artificiales a la orilla del Río Guadalquivir.

Este año tendrá lugar la noche del 30 de abril junto a la tradicional fiesta del pescaíto y finalizará el 7 de mayo.

Como verán, es una semana a pura alegría, diversión, baile, música, comida, a todo color para disfrutar de la cultura sevillana y darse una vuelta por la región de Andalucía.

¡A ponerse las mejores galas y vivir esta experiencia que vale la pena!

 

Fuentes
www.andalucia.org/es
www.vacaciones-espana.es
mymodernmet.com
www.elmundo.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *