Alicia Dickenstein, matemática argentina

Alicia Dickenstein, matemática argentina

En febrero de 2021 comentaron algunos medios que su rostro estaba en las pantallas de los aeropuertos de París, Shanghai, Osaka, Dubai, Frankfurt, Johannesburgo, Londres, San Pablo y Los Ángeles y no era precisamente por una propaganda publicitaria, sino porque había ganado el Premio L’Oréal -UNESCO a Mujeres en Ciencia por su contribución fundamental a la geometría algebraica y sus aplicaciones.

Con 66 años, Dickenstein es la novena científica argentina en recibir el premio; aunque es la primera matemática galardonada. De esta manera, señaló el diario Página 12, “Argentina se convierte en el país de América Latina en tener la mayor cantidad de científicas reconocidas por L’Oréal -UNESCO”.

En 2021 también fue reconocida como “Personalidad destacada de la Universidad de Buenos Aires”, durante los festejos por el bicentenario de dicha universidad; recibió una medalla personalizada, una moneda acuñada por la Casa de la Moneda, y un sello postal del Correo Argentino —especialmente elaborados para la ocasión—.

Quizás, algunas personas saben de Alicia y su pasión por las matemáticas, pero para quienes no sepan les contare algo sobre ella; es doctora en Ciencias Matemáticas e investigadora superior del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), en el Instituto de Investigaciones Matemáticas “Luís Santaló” siendo especialista en geometría algebraica, además es profesora de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires.

Alicia Dickenstein ha contado en diversas ocasiones que decidió estudiar matemáticas luego de hacer un test vocacional; su madre estudió la universidad al mismo tiempo que ella y le llenó de inspiración ver lo que logró con eso.
Se casó al terminar su licenciatura y tuvo dos hijos en el transcurso de su tesis doctoral, proyecto que le fue difícil culminar ya que previo a terminarla su director falleció y se quedó sin alguien que en la región pudiese emprender el reto de trabajar el tema al que ya había dedicado tanto tiempo. Pese a todo concluyó sus estudios.

En el 2015, fue electa por una asamblea de matemáticas/os representantes de todo el mundo como vicepresidenta de la Unión Matemática Internacional para el período 2015-2018, puesto que, en 97 años, por segunda vez fue otorgado a una mujer.

Ella específicamente se dedica al estudio de la geometría teórica. Las matemáticas siempre fueron sencillas para ella. Investigar en matemáticas e interactuar con sus estudiantes son sus grandes pasiones. Junto con los cargos y logros que ha obtenido, la idea de que la matemática es universal y siempre responde a las mismas leyes, permitiendo la comunicación entre diversas culturas y edades en forma natural, es lo más satisfactorio de su profesión.

A lo largo de su trayectoria, Dickenstein también publicó varios libros, entre ellos Mate max: la matemática en todas partes (2000), que presenta problemas matemáticos destinados a niñas y niños de los últimos años de educación básica.

Su pasión es notoria cuando divulga conocimientos y procesos matemáticos, pero también mientras atrae nuevas mentes a esta especialidad poco estudiada por mujeres.
Como científica estudia objetos algebraicos con métodos geométricos, además de indagar sus aplicaciones; por ejemplo en la comprensión de redes de reacciones bioquímicas, como las cascadas de enzimas.

Quizás, Alicia pertenece al grupo de mujeres que trabajan sin hacer ruido, con una paciencia que van tejiendo con el tiempo pero que sus frutos puede ser tomados y aplicados en otras ramas de la ciencia.
Su contribución tiene una trascendencia que quizás, no imaginó cuando comenzó a estudiar pero sin dudas, su labor cotidiana enaltece la ciencia argentina.

 

Fuentes
redclade.org
mundo.sputniknews.com
accionyreaccion.org

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *