María Montessori y el legado de su método

María Montessori y el legado de su método

Nació en Chiaravalle (Ancona – Italia) en 1870 en el seno de una familia acomodada, su familia se traslada a Roma cuando tenía 12 años. A los 14 comenzó a estudiar ingeniería, más tarde la abandonaría por medicina.

Fue la primera mujer en graduarse en Medicina en Italia. Fue médica, psiquiatra y pedagoga. Con el tiempo, ejerció la medicina en clínicas psiquiátricas infantiles donde trataban a niños con discapacidad intelectual en condiciones precarias, y ahí surgió su interés por la pedagogía.
Se dio cuenta de que esos niños podían desarrollar sus habilidades, con un ambiente de aprendizaje y materiales adecuados.

En muy poco tiempo consiguió que algunos alcanzaran el mismo nivel de lectura y escritura que los otros niños de la misma edad. En 1907 le ofrecieron crear una guardería para niños de 2 a 6 años en un barrio pobre de Roma, que se llamó Casa dei Bambini; actualmente continua existiendo en el barrio de San Lorenzo.

En este lugar, puso en práctica sus ideas y desarrolló lo que pasaría a llamarse método Montessori. En 1909 escribió su primer libro sobre pedagogía y junto a su experiencia en la casa dei bambini empezó a impartir cursos por todo el mundo para difundir sus ideas.

La Casa dei Bambini fue una auténtica revolución que, además no se basaba en ningún tipo de planteamiento teórico, sino en la propia experiencia educativa.

Pero, estos principios innovadores, le crearon numerosas dificultades, hasta el punto de obligarle a tener que abandonar la Italia fascista de 1933, porque su experiencia educativa chocaba frontalmente con el sistema totalitario.

En 1947, regresó a Italia; sin abandonar su proyección internacional se dedicó a la reorganización de las escuelas de su país y siguió profundizando en el conocimiento de la Infancia. María Montessori fallecía el 6 de mayo de 1952, a la edad de ochenta y dos años en su casa de Holanda.

En que consiste su método pedagógico

La Dra. Montessori revolucionó el mundo de la educación infantil poniendo al niño como protagonista del proceso de aprendizaje; creía que era la escuela la que se tenía que adaptar a los pequeños y no al revés. Sus premisas principales son: la autonomía del niño, su independencia y el aprendizaje en libertad.

Esta pedagogía alternativa se opone a la enseñanza tradicional, que aboga por un aprendizaje homogéneo y estandarizado. Montessori defendía que los niños tenían la capacidad de desarrollarse y aprender por sí mismos.

Para ello, hay que proporcionarles un ambiente preparado donde cada elemento tenga una función para su desarrollo. Debe ser un espacio ordenado, abierto, agradable y amplio.

En el aula Montessori, los pequeños se agrupan por edades: menores de 3 años, de 3 a 6 años, de 6 a 9 años y de 9 a 12 años.

De esa manera, se favorece la cooperación, la socialización y el respeto mutuo.

Según esta pedagogía, los niños aprenden a través de su interacción con el entorno, por eso trabajan con materiales diseñados científicamente, teniendo en cuenta los intereses del niño y la etapa evolutiva en la que están. Estos materiales les permiten explorar la realidad de forma independiente.

En el método Montessori, el maestro tiene el papel de guía y observador. Debe preparar el entorno, introducir los materiales adecuados y observar a cada niño, pero interviniendo lo mínimo posible para permitir la participación activa del pequeño en su aprendizaje. No se dan premios ni castigos.

Señala la Asociación Montessori Española “Montessori no quería crear genios, sino dar a cada persona la oportunidad de poder desarrollar sus propias capacidades, por sí misma y con los otros. Y, de esta manera, ayudar a los niños a ser unos seres más humanos más equilibrados e independientes”.

Método Montessori en casa

La educación de los niños y niñas no se limita al ámbito educativo, también se extiende y se puede profundizar en casa, junto a los padres.

Quisiera compartir lo dicho en esta página www.etapainfantil.com/metodo-montessori-casa “Montessori le otorgaba un papel orientador fundamental a los adultos, y en especial a los padres, considerándolos como los guías principales del niño, las personas responsables de mostrarle su entorno y las potencialidades que existen en él.
De igual manera, su método presta una atención especial al amor y la comprensión de los padres hacia sus hijos. Un amor basado en el respeto, la libertad, la responsabilidad y el establecimiento de límites claros pero poco restrictivos, donde la confianza, la paciencia y la empatía se convierten en protagonistas”.

Si hoy le preguntáramos a María Montessori que defina con una palabra su método, me atrevo a decir que sería libertad, solo así se puede conseguir una sociedad madura, independiente y respetuosa de la otredad.

Quienes estén interesados por esta modalidad de educación, puede visitar el sitio de la Fundación Argentina María Montessori (FAMM).

PD: Les cuento por si les interesa que en You Tube puede ver la película completa sobre María Montessori: Una Vita per i Bambini.

 

Fuentes
insights.gostudent.org
www.etapainfantil.com
asociacionmontessori.net

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *