María Remedios del Valle, la capitana de la Patria

María Remedios del Valle, la capitana de la Patria

En esta sección, mi intención es mostrar y compartir la vida silenciosa de mujeres sobre quienes vale la pena, conocerlas, reconocerlas y admirarlas.

Pensé que sería interesante celebrar el 9 de Julio, homenajeando a una mujer que dio su vida por la Patria.

Argentina de origen africano, nació en 1766/1767 en la capital del Virreinato del Río de la Plata y murió en Buenos Aires en 1847. Ella no fue ama de casa, ni periodista, ni esposa de un político. Su vocación de servicio la llevó a realizar trabajos de enfermería para auxiliar a quienes defendieron la ciudad porteña durante la segunda invasión inglesa, en 1807. Sin embargo, su espíritu patriótico la hizo ir más allá, incluso, para tomar las armas. Así lo hizo.

Fue una de las pocas mujeres que comenzó a luchar en las guerras de la Independencia desde que se formó el primer gobierno patrio el 25 de mayo de 1810. Su primera participación fue en la Expedición del Alto Perú junto a su marido y a sus dos hijos. Ella, como muchas otras mujeres, acompañó a la tropa alimentando a los soldados, curando heridos y también peleando con ellos. Así lo hizo en la batalla de Huaqui, donde desafortunadamente perdió a su marido y a sus dos hijos. Lejos de rendirla, sumó más coraje para pelear en las contiendas de Tucumán y Salta.

Fue Manuel Belgrano quien, deslumbrado por su compromiso, disciplina y lealtad, la nombró capitana de su ejército. Entre sus hazañas, se destacó por su gran fortaleza. Se sabe que fue herida de bala, hecha prisionera por los españoles y sometida como escarmiento a nueve días de azotes públicos que le dejaron cicatrices para el resto de su vida. Pero pudo escapar e incorporarse a las fuerzas de Güemes y Juan Antonio Álvarez de Arenales, para otra vez cumplir una doble función, la de combatiente y enfermera. Cuando cumplió 60 años, ya terminada la guerra, María Remedios del Valle volvió a Buenos Aires.

Era mediados de la década de 1820, cuando el general Juan José Viamonte la reconoció pidiendo limosna en las calles de la ciudad de Buenos Aires, ya hundida en una extrema pobreza.

Una vez elegido diputado (1830), solicitó ante la Sala de Representantes que se le otorgase una pensión por los servicios prestados a la patria. En una de las peticiones de las sesiones legislativas del 18 de julio de 1828, Juan José Viamonte en defensa de la capitana de la patria, expresaba lo siguiente:

“…. Yo conocí a esta mujer en la campaña al Alto Perú y la conozco aquí; ella pide ahora limosna; porque después de esa vida durante tantos años, herida y maltratada, no podía trabajar naturalmente”

Fue así, que se le reconoció un sueldo correspondiente al grado de Capitán de Infantería, de 30 pesos, que se le abonaría recién el 15 de marzo de 1827, tras 7 años de insistencia legislativa.

Sin embargo, pasaron casi doscientos años hasta que en octubre de 2010, durante la sesión de homenaje al Bicentenario, las diputadas Paula Merchan y Victoria Donda presentaron un proyecto en el Congreso Nacional para levantar un monumento en su honor.

3 años después, el día 8 de noviembre de 2013 se estableció como el “día de los/las afroargentinos/as y de la Cultura Afro”, en memoria del fallecimiento de una luchadora de la Guerra de la Independencia.

Según diferentes páginas web, la Secretaria de Cultura de la Nación llamó a concurso y como resultado se realizaron 3 pinturas a cargo de Gisela Banzer, La Capitana – María Remedios del Valle, acrílico y lápiz color;  de Ana Belén Greco,  La sonrisa de María (reivindicación), fotografía digital y de Patricia Martínez, María Remedios del Valle: Resiliencia y resistencia natural, impresión en clorofila.

Por su parte, el concurso Escultura María Remedios del Valle recibió 54 proyectos, de los cuales resultó ganadora la propuesta de Alexis Minkiewicz, artista santafesino que reside y trabaja en La Boca, Ciudad de Buenos Aires.

El premio constaba de ochocientos cincuenta mil pesos ($850.000) en concepto de adquisición de la obra ejecutada. La misma debía realizarse en 2021 y ser emplazada en el espacio público, en una ubicación que determinaría oportunamente el Ministerio de Cultura de la Nación.

Quizás, muchas personas que lean el artículo se preguntaran como yo porque tardamos tanto en homenajear a nuestros patriotas; porque la desidia, el desinterés, el no compromiso, la indolencia y el maltrato ganan frente al altruismo de la gente que dio la vida de la Patria.

Como dice Valentina Mitrovich “En los últimos años, gracias a la valorización académica de los estudios de género (producto de una larga tradición de investigadoras feministas) y de las minorías étnicas; la figura de María Remedios adquirió una mayor significación y reivindicación…” .

Fuentes:

casadelaindependencia.cultura.gob.ar
www.cultura.gob.ar
mujereshoy.news

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *