Comentario sobre “Argentina 1985”

Comentario sobre “Argentina 1985”

Si bien es cita obligada por estos días concurrir a alguna de las 200 salas de cine que a lo largo y a lo ancho del territorio nacional proyectan el film Argentina 1985; no son pocas las voces que señalan que la película está sobrevalorada por diferentes motivos.

La cinematografía actual es más bien minimalista, no hay miradas integrales; solo son aspectos, matices, pinceladas… En general la filmografía actual da cuenta de ello, y más la biográfica; el espectador es parte ineludible de la obra. Quizás, un dato para tener en cuenta es que los realizadores son de otra generación.

Entiendo que parte del asunto son las expectativas con las cuales va el espectador a la sala en función de su propia mirada, y pretende de este modo, apreciar la obra en función de cuánto se aleja y/o se acerca el film a su propia mirada.

La película cuenta con muy buenas actuaciones de Ricardo Darín y Peter Lanzani en los personajes de fiscal y fiscal adjunto, además de un toque de humor en algunas escenas; también se puede apreciar la intranquilidad y el miedo que embargó al Dr. Strassera cuando se lo designó para llevar al banquillo de los acusados a los militares.

Por otra parte, recordemos que en ese año – 1985 – todavía la democracia estaba muy endeble. Los servicios de Inteligencia continuaban en poder de los militares, había descontento en los peronistas por no haber ganado las elecciones, el sindicalismo fue reacio a su democratización; sumándose las amenazas telefónicas al fiscal quién logró sobreponerse por él y su familia.

En el film se muestra como el fiscal Julio Strassera junto a Dr. Luis Moreno Ocampo; quien pese a proceder de una familia pro-militar se identificó plenamente con la causa, trabajaron juntos, formando un equipo con gente joven; ya sea estudiantes de Derecho o de otras disciplinas, los cuales ofrecieron su energía para reunir las pruebas exigidas, haciendo su tarea con total dedicación y en el escaso tiempo otorgado.

Dos aspectos para destacar: el héroe siempre es posterior y es un producto colectivo, la épica del alegato se visualiza como un producto colectivo, y esa construcción colectiva se muestra bien clara, Strassera no tiene pretensiones heroicas, el heroísmo siempre es posterior, porque requiere de una lectura integral y posterior, quebrar la lógica procedimental del momento no es poca cosa y eso se muestra excelentemente en la película.

El film constituye una narración despojada de pasión y eso es inédito en las versiones fílmicas de la época.

El 10 de diciembre de 1983 Argentina luego de siete años de dictadura recupera la democracia siendo elegido presidente el Dr. Raúl Ricardo Alfonsín naciendo así una esperanza de justicia en la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *