¿Las moras fueron blancas?

¿Las moras fueron blancas?

En el artículo sobre las arañas, ya les había presentado a nuestro amigo Ovidio.

Hoy, nos cuenta sobre la historia de amor de Píramo y Tisbe, de su libro “Las Metamorfosis”.

Piramo y Tisbe eran jóvenes y estaban enamorados. Los padres de ellos vivían en casas cercanas pero existía un problema y era que, sus padres se oponían a que estén juntos y además, les habían prohibido casarse.

Por lo que los amantes, solo podía mantener susurrantes y largas conversación a través de una grieta que se encontraba en el muro que separaba las casas de sus respectivos padres.

Entonces, un día decidieron encontrarse en la tumba de Ninus, justo debajo de una morena blanca (árbol perfecto para resguardarte de los rayos solares durante la calor del verano).

Tisbe, que llegó antes al encuentro, vio a una leona con las fauces ensangrentadas de su última caza. En su huida por no ser atacada; la doncella Tisbe pierde su velo, el cual habría sido desgarrado por la leona con su boca manchada de sangre.

Cuando Píramo llegó al lugar del encuentro y vio el velo desgarrado y ensangrentado; creyó que Tisbe había muerto y decidió clavarse su espada en su costado.

Por tal motivo, la sangre de Píramo que brotó de su herida había manchado las moras blancas que estaban caídas sobre el suelo bajo la morena blanca.

Cuando Tisbe regresó y lo encontró a Píramo moribundo; ella también decidió clavarse un puñal; desde entonces las moras son color púrpuras como la sangre.

Ahora que sabemos la historia de las moras, en algún momento de nuestras vidas podremos comerlas bajo una morena celebrando el amor incondicional de Piramo y Tisbe.

Fuente
studylib.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *