¿De donde viene la palabra pedigree?

¿De donde viene la palabra pedigree?

Es la adaptación gráfica de la voz inglesa “pedigree” que significa “el árbol genealógico de un animal de raza”.

El origen remoto del concepto nos lleva a la expresión francesa pied de grue “pata de grulla”, que se utilizaba para nombrar a las tres marcas rectas que los primeros criadores de caballo utilizaban para marcarlos.

Pero para comprender mejor, necesitamos saber todavía un par de cosas. La palabra inglesa pedigree en realidad se tomó de la versión del francés que se hablaba en Inglaterra en la Edad Media, cuando el país estaba bajo la dominación normanda.

El comienzo fue “pe de gru”. Para el hablante medio, que no tenía conocimientos de francés, la forma pedegru resultaba oscura y por etimología popular se le buscó una conexión con degree que en ingles significa ‘grado’. De ahí es de donde sale la forma actual pedigree.

Desde el inglés, esta palabra se exportó a las restantes lenguas de Europa, incluido el francés, que era el idioma que le había dado origen.

Volviendo al árbol genealógico de una raza, el pedigree es la ascendencia biológica del animal doméstico. El pedigrí o pedigree permite comprobar la pureza de raza. Esto quiere decir que un animal con pedigree posee ciertas características propias de su raza que le diferencian del resto.

El certificado de pedigrí o pedigree se obtiene recién al demostrar la pureza de raza del animal por varias generaciones. Por lo general estos certificados son emitidos por asociaciones, federaciones o clubes.

El pedigrí también puede ser considerado un documento para que sea Oficial la federación, asociación o club, debe contar con un nombramiento de un Gobierno Nacional que lo habilite para tal fin.

Dato curioso; cuando se dibuja un árbol genealógico, los puntos representan personas. Desde cada uno de esos puntos se trazan varias líneas en abanico que simbolizan la descendencia. Pues bien, esa figura se asemeja bastante a la pisada de un ave.

Es decir, un árbol genealógico parece un papel por el que se ha paseado una grulla dejándolo lleno de huellas. Eso, por lo menos, es lo que le debió de parecer al primer hablante que utilizó la expresión. Esta tuvo éxito y terminó imponiéndose para referirse a ese tipo de gráficos.

 

Fuentes
www.kennelclubargentino.org.ar
blog.lengua-e.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *