Los Colores de la Navidad

Los Colores de la Navidad

Llega el mes de diciembre y las calles, las vidrieras, las casas se tiñen de verde y rojo, anunciando que pronto llega Navidad.

Si realizáramos una encuesta sobre los colores navideños, en un 99 % tendríamos como respuesta que el rojo y el verde son los colores navideños.

Si preguntáramos porque quizás, haya un porcentaje alto que conteste que el rojo es por el Papa Noel de Coca – Cola pero sobre el resto de los colores no tenga respuesta.

Aquí y ahora, trataremos de develar porque esos colores, en especial el rojo y verde, están relacionados a la Navidad.

Existen varias teorías pero me atrevería a decir que ninguna comprobable.

Spike Bocklow del Instituto Hamilton Kerr de la Universidad de Cambridge opina que mucha gente piensa que la paleta navideña es un legado de los victorianos ingleses. Sin embargo, sostiene que la relación de los colores y los victorianos se basa en el arte medieval.

Los coros altos de las catedrales (un coro alto es una gran estructura de madera que se encuentra entre el presbiterio y la nave; marca la transición entre un lugar menos sagrado a uno más sagrado) fueron decorados con dibujos de figuras humanas en los siglos XV y XVI con tintes rojos, verde, azul y dorado.

Pero cuando Inglaterra fue protestante, muchos coros fueron dañados pues eran vistos como objetos católicos. Sin embargo, en el este de Inglaterra estos coros sobrevivieron gracias a que el arte medieval estaba muy bien trabajado.

Cuando los victorianos restauraron los coros en el siglo XIX esos colores habían sobrevivido y como restauraron todo con tanto cuidado, aprovecharon lo que ya conocían.

Por una parte, el científico afirma que podría ser simplemente porque eran los pigmentos disponibles.

Otra teoría, esta explicaría el color verde, sostiene que los antiguos celtas utilizaban este color para celebrar el solsticio de invierno (no la Navidad propiamente pero, de nuevo, se relaciona con la idea de fin y comienzo), ya que lo relacionaban con el acebo, una planta que es capaz de mantenerse siempre verde durante la temporada fría y embellecer al mundo durante el invierno.

Otra teoría relaciona el uso del verde y el rojo con la época medieval, una que tiene que ver con las obras de teatro religiosas que se organizaban en festivales públicos a finales de año para quienes no podían leer la Biblia. Una de las más famosas era la de Adán y Eva, donde se utilizaba un pino verde (por la fecha ya los árboles no tenían hojas) y manzanas rojas para dramatizar el relato bíblico.

Otra teoría afirma que el origen está en las Saturnales de los romanos (217 a.C. aproximadamente), una fiesta pagana (que luego la Iglesia combatiría) que se realizaba en honor a Saturno entre el 17 y 25 de diciembre y donde se utilizaba acebo (forma parte de la tradición decorativa navideña tras sustituir al muérdago, en la tradición occidental católica) para decorar.

Al pasar de los años, el cristianismo le fue dando su propio significado. El verde se relacionaría con Dios y la vida eterna (como el acebo que nunca muere) y el rojo (presente en los frutos del acebo) con la sangre que derramó Jesucristo para limpiar nuestros pecados.

Como habrán leído hay teorías – ninguna comprobable – para todos los gustos y cada uno tomara alguna o ninguna. Pero lo cierto es que casi todo el mundo viste las calles, las vidrieras y las casas de verde y rojo.

Quizás, podríamos pensar que el verde significa esperanza y rojo pasión y amor. Dos elementos necesarios para volver a nacer espiritualmente como hacemos todos los años, el 24 de diciembre.

Fuentes
www.bbc.com
es.aleteia.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *