Un peinado con miles de años

Un peinado con miles de años

No van a poder creerlo pero, las trenzas son uno de los peinados más antiguos de la historia; sus orígenes se remontan al 3.500 a.C., es decir, miles de años.

La trenza es un tejido que resulta de entrelazar tres hebras de cabello cruzándolas alternativamente entre sí y apretándolas hasta terminar en la punta del cabello y sujetarlas.

Cuando avancemos en el artículo, nos daremos cuenta que no es simplemente un peinado sino que él nos cuenta sobre las costumbres de los pueblos, que también fueron entrelazándose como las trenzas.

A lo largo del tiempo, aquellas fueron marcando estatus social, religioso y creando identidades étnicas. Se pueden encontrar registros de trenzas en casi todas las sociedades del mundo.

Según los historiadores, el concepto de trenzar el cabello empezó en África, más específicamente en Namibia (Africa) casi cuatro siglos antes de Cristo. Era un peinado común en las mujeres y, además ayudaba a identificar las distintas tribus de la zona.

La realización del peinado era considerado un arte social que comunicaba la edad, la relación y la casta a la que se pertenecía. Además, se usaba como un acto para socializar, ya que tomaba mucho tiempo: las mujeres mayores le trenzaban el pelo a las niñas y luego estas aprendían mirando.

Por su parte, en el antiguo Egipto el trenzado estaba reservado para la realeza y para los rituales ceremoniales como bodas. Las mujeres ricas a menudo adornaban su cabeza con hermosas trenzas e incluso algunas se añadían extensiones para que éstas quedaran más glamorosas.

Es muy común el estilo de trenzado que llevaba Cleopatra, las trenzas también fueron llevadas por hombres, ya que cuando se llevaba la barba trenzada era un signo de divinidad.

En el caso de las personas comunes, éstas llevaban trenzas simples con fines prácticos (mantener el cabello alejado de la cara mientras se trabajaba).

En America, la mayoría mujeres y niños nativos usaban trenzas con distinto significado por ejemplo, se podía diferenciar si una mujer estaba casada o soltera según las trenzas que llevaba.

El trenzado también se realizaba para los rituales religiosos. Los hombres americanos nativos usaban trenzas con plumas, pieles, cuero, o perlas para prepararse para ir a la guerra.

Los mayas crearon grandes tocados con trenzas mientras que los indios de llanos llevaban trenzas simples y largas con una raya en el centro.
En Grecia, las esclavas usaban el pelo corto pero las mujeres de alta sociedad lo llevaban largo y casi siempre con trenzas que se envolvían en la cabeza, lo cual denotaba el status social y el rango de clase.

En Roma, los romanos comenzaron a usar las trenzas en peinados recogidos en la parte posterior de la cabeza.

Por otro lado, los celtas y vikingos, tanto hombres como mujeres, usaban trenzas. Aquellas de clase alta decoraban las suyas con accesorios de metal y peinados más elaborados.

Llegada la edad media y conforme el pensamiento de esa época, la modestia era la cualidad principal de la mujer, por lo que sus cabezas iban cubiertas o, eran acusadas de brujas y quemadas. Sin embargo, debajo de los velos usaban el cabello trenzado en trenzas corona o de lechera (las trenzas que se cruzan sobre la parte superior de la cabeza)

En los siglos siguientes, las trenzas eran útiles para acomodar el pelo debajo de las pelucas enormes como las que usaba Maria Antonieta. Luego de la Revolución Francesa, se retomaron los valores de la antigua Grecia y entonces, reaparecieron las famosas trenzas.

En el 1800 y 1900 este peinado era muy popular entre las mujeres occidentales. Se usaban para adornar rodetes o simplemente se llevaba una trenza cosida.

Ya instalado el siglo XXI, las trenzas siguen firmes, usadas en todas las culturas, en cualquier ocasión y en cualquier momento del dia. Pareciera que lograron pasar la barrera del tiempo, que hoy no es poco.

Fuente:
www.allthingshair.com/es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *