Chistera, galera o sombrero de copa

Chistera, galera o sombrero de copa

Sabemos qué en nuestro país, ni la chistera, ni la galera ni el sombrero de copa se encuentran dentro de la vestimenta masculina; salvo los hombres que la usaban a principios del siglo XIX hasta entrado el siglo XX para ocasiones especiales (asunciones presidenciales, asistencias a galas del Teatro Colon, eventos particulares).

Actualmente, Gran Bretaña es el único o casi el único país, donde los hombres siguen vistiendo este accesorio; suele verse en los hombres de la realeza o en eventos donde el code dress marca que deben asistir con la galera; ejemplo la carrera de caballos del Royal Ascott.

Pero la particularidad es que no se cansaron de usar la galera porque el primero que la usó fue un inglés, llamado John Hetherington quien en 1797 salió a pasear con un accesorio nunca visto hasta la fecha. Se trataba de un sombrero alto, con el ala estrecha y confeccionado de un material brillante.

Según cuenta la historia, el hombre provocó la mirada estupefacta de los transeúntes, los desmayos de las mujeres y la detención por alterar el orden público, de la que se libró tras pagar una multa de 500 libras.

Así fue el revolucionario comienzo del sombrero de copa, chistera o galera que, durante el siglo XIX reinó en el armario masculino. Pero un dato no menor para tener en cuenta, ya que sin preguntar suponemos que tiene un precio alto, es de que material es y medidas debe tener.

Para ceñirnos al auténtico sombrero de copa, esta debería de medir entre 11 y 14 centímetros de altura. El material más habitual con el que están confeccionadas es con pelo negro o gris, lana y seda. Lo habitual es que se adornen con una cinta de seda del mismo tono que el sombrero.

Donde comprar una galera; si viajamos a Londres podemos dar una vuelta y entrar en el número 6 de St. James’s Street; allí se encuentra Lock & Co. Hatters, la sombrerería más antigua del mundo, establecida en el mismo lugar desde de 1765.

La larga lista de cabezas que han pasado por su tienda londinense a lo largo de todo este tiempo incluye algunas tan ilustres como las de Lord Nelson, Winston Churchill y la de Charlie Chaplin bajo su icónico bombín. O las actuales de Carlos de Inglaterra y el príncipe Guillermo, también la de su mujer Catherine Middleton.

En Buenos Aires, la tienda La Sombra del Arrabal que se encuentra en Defensa 1239, también vende galeras en colores clásicos y otras.

Como verán no tienen excusas para no comprarles una linda galera a sus medias naranjas; sin dudas es un regalo muy particular.

 

Fuentes
aircrewlifestyle.es
www.revistavanityfair.es
www.pingletonhats.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *