Costumbre de la Corona Navideña

Costumbre de la Corona Navideña

Muchos hogares el día 8 de diciembre se viste para recibir la navidad y en consecuencia, vemos por la noche muchos arbolitos y luces encendidas a través de las ventanas y podemos imaginar que en sus puertas cuelgan las coronas navideñas, las que encontramos de distintos materiales y elementos decorativos.

Pero desde cuando las colgamos; para responder esa inquietud debemos pensar en las costumbres cristianas que fueron reemplazando a los rituales místicos y paganos.
En razón de ello, el circulo simbolizaba el amor eterno entre Dios y su hijo Jesús y el material del cual estaban hecha – hojas perennes que contenían bayas de acebo y cintas rojas – representaba la sangre de Cristo.

La corona se convirtió, entonces, en un icono de la corona de espinas que Jesús usó durante su crucifixión. Roma declaró el cristianismo como religión principal del imperio, y el emperador Justiniano hizo de la Navidad un feriado oficial en el siglo quinto.

Sin embargo, antes de que el imperio romano impusiera la religión cristiana; se hablaba de la Corona de Adviento que en latín significa «el que viene», es decir, una costumbre de la reflexión espiritual iniciada por los alemanes para comenzar la celebración de las fiestas navideñas.

Una corona que contenía cuatro velas para representar una luz en los meses más oscuros de invierno y sosteniendo la esperanza de la próxima primavera; en diferentes colores: 3 violetas que eran encendidas una semana antes de Navidad y representaban: la esperanza, la paz y el amor y la cuarta de color rojo que se encendía el día de Nochebuena.

Con el Renacimiento, todas las naciones cristianas utilizan coronas de adviento. Una vela blanca se colocó en el interior de la corona y se encendió el día de Navidad. El color representaba el nacimiento de Jesús.

Hoy en día, vemos miles de coronas navideñas que se cuelgan en nuestras casas, ya casi sin recordar su significado pero con la esperanza de disfrutar de una linda navidad.

Fuente
monchitime.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *