El Arte de Regalar

El Arte de Regalar

Recuerdo que mi madre un día decidió no regalarme mas nada, prefería darme el dinero. Su argumento era que no quería ver mi cara cuando el regalo no era de mi agrado. Entre nos, me costaba disimular; con los años fui aprendiendo.

Quizás, a otras personas les sucedía lo mismo que a mí o les sigue pasando. Por eso pensé que Edith Cortelezzi puede ayudarnos. En su libro “Buenos Modales, Buenos Negocios” dedica un capitulo al arte de regalar; allí encontramos algunos tips para aceptar regalos y también hacerlos.

Comienza con las preguntas del millón; desde la perspectiva de quien regala se pregunta: 1. a quien le voy a regalar, de cuanto dinero dispongo y 3. que le gustara. Del otro lado, es decir, de quien recibe las preguntas que surgen son: 1. no me gusta, se lo puedo decir, 2. es correcto preguntar si lo puedo cambiar por otra cosa y 3. lo debo abrir o lo guarda para no parecer una desesperada por el regalo y yo agregaría una 4. lo abro después, por las dudas, de que no me guste y se note en la cara.

En esta ocasión, hablaremos sobre los regalos inadecuados dentro del protocolo pero nunca esta demás tener en cuenta los siguientes tips:

  • El postre y las tortas están prohibidos cuando la persona está invitada a comer a una casa donde va por primera vez o no tiene confianza con los anfitriones. Son regalos mas familiares o de amistad. Llevar un postre implica que la anfitriona tenga la obligación de servirlo y de guardar el propio. La excepción es cuanto una amiga advierte con antelación que llevara un postre o en su defecto, pregunta si tal o cual postre es del agrado de los otros comensales ya que tiene idea de llegarlo.
  • Regalar animales, implica una responsabilidad y por eso solo se deben regalar a personas con las que tenga mucha confianza o mas sencillamente a quien lo deseaba o sabemos que lo aceptara de buen modo.
  • Algo que le obsequiaron previamente a usted, muchas veces sucede que estamos tentados de regalar algo que recibimos, que no nos gusto y por ello que no lo usamos. Asi, que nos parece una buena ocasión pero, ello no debe hacerse.
  • Objetos muy personales (ropa, perfumes, etc) a personas con las cuales no tenemos mucha confianza.

Y para finalizar esta nota, hablaremos de cuando nos resulta mas fácil, como hacia mi madre, regalar dinero. De hacerlo debemos tener en cuenta, según Cortelezzi, lo siguiente:
Conseguir billetes nuevos, que sean del valor mas alto hasta tener la suma que queremos regalar.

Nunca entregar el dinero en mano, se debe hacer a través de un sobre acompañado de obsequio.

Escribir unas líneas donde sugiera que ese dinero sea para la compra de algún objeto del agrado de quien recibe.

Nunca decir “cómprate lo que quieras y después decime cuando gastaste”. Me parece que nadie arriesga su billetera de esta forma.

Siempre regalar un objeto de poco o mucho valor, implica haber regalado también nuestro tiempo y cruzar los dedos para que quien lo reciba le guste.

Chiste aparte, regalar es un momento único porque es pensar que le gusta a la otra persona, con que puedo sorprenderlo y disfrutar del momento de abrir juntos el regalo.


Fuente:
“Buenos Modales, buenos negocios”, Edith cortelezzi, ed Grijalbo, 5a edicion, 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *