Historia del cuchillo

Historia del cuchillo

Para terminar con la trilogía de los cubiertos hoy, hablamos del cuchillo; ya que en otros artículos fueron citados la cuchara y el tenedor.

El cuchillo nos acompaña desde los primerísimos tiempos – periodo paleolítico – porque fue el primero en incorporarse a la vida cotidiana, como instrumento de supervivencia (cortar en trozos las piezas de caza tanto para alimentarse como para utilizar sus pieles). El Homo Habilis utilizaba puntas de lanza o jabalinas para despedazar animales de caza, y en algunos casos se sujetaban a un palo con fibras textiles.

Los primeros utensilios de hierro descubiertos por los arqueólogos en Egipto datan del año 3.000 antes de Cristo. Por su parte, los griegos ya lo conocían hacia el 1.000 antes de Cristo utilizando la técnica – tratamiento térmico – de cierta complejidad para endurecer armas de hierro. En la antigua Roma se puede encontrar al antepasado de la navaja, ya que algunos cuchillos con hoja de bronce, hierro o cobre tenían un eje para resguardarlos en el mango.

Hasta la Antigüedad Clásica, el cuchillo no se empleó en la mesa ya que manos y dientes servían perfectamente para partir y desmenuzar la carne y otras viandas. El cuchillo también un icono de poder y fuerza; ya que se utilizaban para embalsamar cadáveres, acompañar a los muertos en su camino al más allá y ofrecer a los dioses sus sacrificios más mortíferos.

Con el paso de los siglos, el cuchillo dejará de ser un instrumento de defensa y de supervivencia para convertirse en cubierto, tal como lo conocemos hoy. Sin embargo, tuvo que pasar por distintas etapas.

En la Edad Media el cuchillo se convirtió en un objeto de lujo y signo de distinción en una mesa, ya que los comensales tenían que saber utilizar los cuchillos que se encontraban ante ellos: uno para rallar, otro para partir el pan, el de preparar el pan y los trinchables.

Los cuchillos de uso diario tenían el mango de marfil y los de Cuaresma de ébano. En las casas que no eran nobles, los propios comensales se traían su cuchillo de casa cuando eran invitados a comer. En estas comidas, el cuchillo no se utilizaba tan solo para cortar la carne, sino también para llevarla a la boca (se empieza a dejar de usar los dedos para comer).

Se dice que la aparición del cuchillo de mesa se debe a que Armand Jean du Plessis, mas conocido como cardenal Richelieu, primer ministro de Luis XIII de Francia, en 1630 mandó eliminar las puntas de los cuchillos en su casa, harto de ver que se usaban tanto como mondadientes (escarbadientes) como para pelear en la guerra. Esta idea del cardenal francés terminó también con la mala costumbre de clavar el cuchillo en las mesas de las tabernas.

En el s. XIX aparecieron la mayoría de cuchillos que se conocen en la actualidad. Muchos artesanos descubrieron la manera de manipular el hierro haciendo que el mineral absorbiese el carbono suficiente como para convertirse en acero; sobre todo a partir de 1850, este material se convierte en el más usado en la fabricación de los cubiertos.

Con el descubrimiento de nuevas aleaciones y materiales como es la cerámica, los cuchillos han evolucionado y se han diferenciado para sus diferentes usos. Podemos encontrar cuchillos con diferentes hojas para cortar cualquier tipo de alimento: lisos, dentados, redondeados….

  • TIPOS DE CUCHILLO DE SERVICIO:
  • Cuchillo de deshuesar: utilizado con aves, pescado y reses.
  • Cuchillo de pan: suele tener la hoja aserrada y sirve para cortar el pan en rebanadas.
  • Cuchillo de chef: se conoce como cuchillo francés y tiene la hoja larga y curvada. Sirve tanto para cortar como para rebanar y picar.
  • Cuchillo de queso: existen diferentes versiones dependiendo de la textura del queso.
  • Cuchillo jamonero: tiene la hoja muy larga, fina y flexible para obtener finas lonchas de jamón
  • Cuchillos de un solo uso: aquellos de plástico desechables con el filo aserrado que se sirven en ciertas ocasiones, como en los vuelos de avión.

TIPOS DE CUCHILLO DE MESA

  • Cuchillo de carne
  • Cuchillo de manteca
  • Cuchillo de pescado
  • Cuchillo de postre

Ahora sí, nos podemos sentar a la mesa con los cubiertos listos para comer; sin ellos – tenedor, cuchara y cuchillo – que sería de nuestra vida hoy.
¡Buen provecho!

Fuentes
abcblogs.abc.es/protocolo-etiqueta

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *