La ceremonia del té – Rusia

La ceremonia del té – Rusia

Pareciera que el té no puede servirse sin que haya una ceremonia particular o, por lo menos, una manera particular de ofrecerlo.

Hoy viajamos a Rusia para averiguar cómo es su ceremonia del té.

Según la información que encontré en la web coinciden en afirmar que el té es, probablemente, la bebida favorita de los rusos, seguro que pensaron que era el vodka pero, no.

Se sabe a ciencia cierta que los rusos conocieron la delicada bebida por China. A principios del siglo XVII el zar ruso Mikhail Romanov recibió como regalo de los embajadores chinos unas cuantas cajas de té que se cultivaba en la frontera de las actuales provincias de Hubei.

Lo particular de esta ceremonia es que los rusos lo sirven en unas peculiares teteras llamadas “Samovares”, por lo general metálicas y decoradas con imágenes provenientes del folklore propio del país.

Pero, vayamos por parte, el samovar está compuesto por dos partes: un recipiente grande de 3 litros o más, que cuenta con un grifo y una tetera más pequeña que se coloca en la parte superior. De hecho, la palabra significa “recipiente para hervir agua”.

En la tetera se hace un té negro muy cargado llamado zavarka; cada vez que alguien quiere un té se sirve un poco de zavarka en una taza y le añade agua caliente, que obtiene de la parte de abajo del samovar, para diluirlo.

En algunas zonas se utilizan samovares formados por 3 teteras que encajan unas encima de otras. Estos se usan cuando se quieren preparar 2 tipos diferentes de té a la vez. La tetera grande de abajo contiene agua caliente, la del medio té negro y la de arriba suele contener menta o alguna otra infusión. Ambas infusiones pueden mezclarse como cada uno quiera.

El samovar fue creado y perfeccionado para una sola meta: calentar el agua para preparar la infusión. Como es el elemento central de la ceremonia, este siempre está en el centro de la mesa.

En Rusia el té se toma después de las comidas, no durante estas y se suele servir en unos vasos de cristal insertados en unos soportes metálicos llamados podstakannik.

Aparte de la tradición de beber té dulce, también es costumbre servirlo con unas finas rodajas de limón, miel, roscas de pan o frutos secos.

Debemos decir que lo característico en la ceremonia rusa del té sea “la ausencia de un rígido ritual”, ya que no tiene una hora específica del día, como hacen los británicos, ni a una estricta serie de acciones, como en China.

El fin de tomar te es para relajarse, socializarse y charlar un poco. Pero cuidado, porque si te invitan especialmente a tomar té, te sirve una abundante merienda, sándwiches de queso, embutidos, pescado y pastas dulces.

A estar preparados por si nos invitan a tomar el té, estaremos rodeados del samovar, de dulces exquisitos y deliciosos sándwiches.

 

Fuentes
naoviatges.com
www.casamytea.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *