La ceremonia del Té – Taiwan

La ceremonia del Té – Taiwan

La ceremonia es un ritual que se practica hace miles de años en varios países del mundo y cada uno tiene su propia manera de practicarlo según su cultura e historia.

En esta isla asiática se combina tradición, historia y una sofisticada técnica inigualable gracias a la influencia histórica de chinos y japoneses.

Igual que en China, el consumo de té en Taiwán se realiza en todo momento del día; no hay un tiempo o motivo particular para beberlo.

La ceremonia del té en Taiwán se prepara según el método chino tradicional, sobre una madera de rosal y se centra en las cuatro estaciones del año, comenzando por la primavera. Cada gesto tiene una connotación distinta y sigue unas reglas estrictas.

Los taiwaneses beben principalmente té verde, sin azúcar ni leche, pero sólo durante los almuerzos y las cenas, en recipientes pequeños y pausadamente. El té oolong es también muy consumido.

Sin embargo, una de las bebidas más populares, especialmente entre la juventud, es el Bubble Tea, que se caracteriza por su sabor dulce similar al de un batido y que consiste en té negro hecho en leche, batido con azúcar, al que se añaden boba balls (bolitas hechas con tapioca y extracto de algas marinas).

En cuestión de té, Taiwán posee una de las ceremonias más metódicas y sofisticadas de Asia, un híbrido entre la de Gong Fu Cha y la de Cha No Yu.

Esta ceremonia Taiji es una variación de gongfu, que nació en Taiwán, de la mano de la maestra de Té Mei-Hsin, con un fondo más espiritual y una construcción más armoniosa.

En este caso, el té se sirve a hasta 5 invitados, ya que en la mesa de servicio, no se debe superar al total de 6 personas incluyendo al anfitrión; que se ubican de derecha a izquierda del anfitrión. El orden de prioridad de asientos está relacionado a la “importancia” de cada invitado según cada ocasión. El criterio puede ser por posición social, jerarquía laboral, virtuosidad del invitado, etc.

Aunque la tercera edad es respetada en la cultura, se tiene en cuenta en la asignación pero no es condición excluyente.

El agasajado sentado más a la izquierda del anfitrión, eventualmente y con previo acuerdo mutuo le asistirá, no siendo una regla preestablecida del protocolo.

Si bien la preparación y el servicio del té se realizan igual que en la ceremonia gongfu, aunque con movimientos circulares y más coreografiados, merece la pena destacar que la variante taiji es una ceremonia enfocada a la introspección y al encuentro con uno mismo.

De este modo, suena de fondo música tranquila y, durante los tres primeros servicios, se mantiene el silencio y se disfruta del té. Muchas veces, las personas entran en tal estado meditativo que incluso se continúa en silencio.

Cuando se desea iniciar la conversación, se escogen temas que no causen conflicto pero no hay limitación en los temas de conversación. La temática siempre es seleccionada con antelación y puede extenderse si los participantes lo desean.

La duración de la ceremonia taiji suele ser de hasta 6 servicios. Se da por terminada la ceremonia lavando todos los utensilios y devolviéndolos a su lugar original en la mesa.

Dirigida a la apreciación de tés verdes, negros y oolong, generalmente utiliza una vajilla especial de yixing o de cerámicas de muy alta calidad, en la que siempre está presente el “Cha Tjon”, una especie de jarra-tetera que se utiliza para recoger el exceso de té.

Siempre hay una forma distinta de hacer, de apreciar, de disfrutar de un producto compartido por muchas y diferentes culturas. En todo Oriente, la ceremonia del té invita a disfrutar del momento en compañía.

 

Fuentes:

www.infusionismo.com/articulos
buenavibra.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *