La Historia del Tenedor

La Historia del Tenedor

Cuando nos sentamos a la mesa y esperamos la comida, en alguna oportunidad nos habremos preguntando cuando fue que hicieron su aparición los cubiertos.

Empecemos por el cuchillo; éste viene de lejos, podría remontarse a la época de las cavernas ya que los hombres debieron cortar los alimentos que encontraban en la naturaleza. Por su parte, la cuchara está entre nosotros desde aproximadamente el 3000 antes de Cristo. Y finalmente les presento a el tenedor, quien es muy joven respecto a sus compañeros de mesa.

Al Sr. Tenedor ya lo encontramos de formas similares al de hoy en la Edad de Bronce, en la Grecia clásica o en el Imperio Romano, con funciones de centro o de trinchado, pero el tenedor tal como lo conocemos hoy, llega mucho mas tarde.

Se cree que las clases más ricas utilizaron un utensilio similar al tenedor ya en el siglo VIII y IX, pero la historia más difundida sobre sus orígenes lo ubican en Constantinopla, en el denominado siglo de las cruzadas, el siglo X. Hasta entonces, lo mas común era llevarse un alimento a la boca con la mano. hasta que la princesa bizantina Teodora Ana Ducaina, hija del emperador Constantino X Ducas, empezó a negarse a tocar la comida con las manos y mandó fabricar un artilugio que le permitiese hacerlo sin que sus dedos entrasen en contacto con la comida.

A tal fin, se inventó un primitivo tenedor, el cual constaba de un par de dientes y fue fabricado en oro; pero ese invento incipiente no recibió la aprobación de la sociedad bizantina, siendo incluso calificado de “diabólico” por el cardenal benedictino San Pedro Damián.

Unos años más tarde, de la mano del matrimonio de Teodora con el dux de Venecia, la herramienta llegó a Europa, pero la fama de excesivamente refinada que tenía su alteza no se conjugó bien con dejar de comer con las manos. En consecuencia, en el viejo continente tampoco se popularizo dicho utensilio.

Tendrían que pasar algunos siglos hasta que en el siglo XVI, con la unión de Catalina de Médici y el Rey Enrique II de Francia, el tenedor comenzase su verdadera expansión. Dos siglos más tarde, en el XVII, el tenedor comenzaba su largo camino en la mesa y empezaba a dejarse atrás, por lo menos en Europa, la costumbre de manipular la comida con las manos.

A la nueva costumbre se sumaban la península ibérica, Italia y las Islas Británicas de la mano del viajero Thomas Coyat. Pero no sería hasta el siglo XVIII que casi toda Europa hizo lugar en la mesa para colocar el tenedor junto a la cuchara y al cuchillo, justo la época en que en Alemania se desarrollaría el tenedor con forma curva que empleamos en la actualidad. Eso sí, tuvimos que esperar otro siglo para verlo con cuatro dientes.

En la próxima les contaré cuantos tipos de tenedores hay.

Fuente:
https://www.bonviveur.es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *