Los Buenos Modales En El Mundo: Alemania

Los Buenos Modales En El Mundo: Alemania

Cuando uno debe permanecer por un corto tiempo en un país o, simplemente esta de viaje. A mi, por lo menos, me gusta saber, preguntar sobre las costumbres o las normas cotidianas de trato del país anfitrión.

Además, conocerlas me permite acercarme mas a su cultura. Quizás, podrían verse como un plus que se le puede sumar al viaje o a la estadía allí.

Aquí van algunas costumbres alemanas:

Puntualidad.

Si nos invitan a comer a una casa, la puntualidad debe ser extrema. Lleguemos cinco minutos antes y esperemos reloj en mano a que se haga la hora exacta para tocar el timbre. Los alemanes consideran que incluso unos pocos minutos de retraso son una descortesía. A citas importantes llega cinco o diez minutos antes y si no te es posible llegar a tiempo, avisa por teléfono.

Flores.

Debemos siempre enviar o llevar flores, si las llevamos se entregan sin envoltorio, las flores envueltas en papel son muy mal vistas.

Conversación.

Las mujeres son prudente y dejan que la conversación sea manejada por los hombres, hacen sus comentarios y participan con simpatía pero una señora alemana jamás es locuaz.

Brindis.

Abundan los brindis, a lo largo de toda la comida; se dice prosit (salud), elevando las copas pero sin chocarlas.

Bebidas.

Cerveza y vino son parte de una cena normal. A los invitados generalmente se les ofrece bebidas alcohólicas, pero es perfectamente aceptado que alguien no beba alcohol. No insistas en ofrecerle bebidas alcohólicas a alguien que las ha rechazado. Un alemán que rechaza una bebida no necesariamente lo hace por timidez o cortesía, sino porque simplemente no desea beberla. En algunas culturas es inusual que jóvenes pidan una cerveza en restaurantes y pubs. En Alemania, la edad legal para el consumo de bebidas alcohólicas es de 16 años para cerveza y vino y de 18 años para aguardiente.

Temas de conversación.

Prohibido hablar de la época nazi, En la tierra de Bach y de Beethoven lo correcto es hablar de música, actualidad y de deporte (aman el futbol)

Saludos.

Los alemanes se dan la mano en muchas ocasiones, especialmente al encontrarse y al despedirse. Es común que una persona que se une a un grupo dé la mano a cada uno de los integrantes del grupo.

Un amable “Guten Tag” (“¡Buen día”!) es apropiado cuando se entra, por ejemplo, a una tienda pequeña, una oficina pública, una sala de espera en un consultorio médico o a un compartimento de tren.

Títulos.

Los antiguos títulos nobiliarios forman hoy parte del apellido de la persona, como, por ejemplo, Fürstin von Metternich. En caso de duda, es aconsejable preguntarle a la persona cómo quiere ser saludada. Parte del nombre son también títulos académicos, tales como Doctor Müller o Profesor Weise.

Besar

Entre amigos cercanos es usual besarse en ambas mejillas. En un entorno empresarial o de negocios, los besos son inapropiados.

Trato.

En la esfera privada, el de más edad ofrece al de menos edad el “tú” informal. En el mundo de los negocios, proponer el “tú” depende siempre de la persona de rango superior, independientemente de su edad y sexo. Un buen paso intermedio es dirigirse a un o una colega con el nombre de pila y usar el “usted” formal. Pregúntale a la persona, no obstante, si está de acuerdo.

“Fräulein” (Señorita)

Esta forma de dirigirse a mujeres jóvenes es obsoleta. Ya no se percibe como algo cortés, sino que incluso puede resultar ofensiva. La forma habitual es “Frau” (señora).

Golpear a la puerta

Al entrar en una oficina, es habitual golpear primero a la puerta, pero luego entrar inmediatamente.

Llamar por teléfono

No llames por teléfono a la gente a su casa después de las 22.00 horas, a menos que les haya preguntado antes si es posible. No esperes poder comunicarte con alguien en una oficina de lunes a jueves después de las 17.00 horas o los viernes después de las 16.00 horas. Cuando se llama por teléfono a alguien en Alemania es habitual presentarse con el apellido.

Desnudez

Es posible que te veamos confrontado con una actitud más tolerante y abierta hacia la desnudez que en nuestro país. Por ejemplo, en determinadas horas en piscinas o en los parques en época de verano, gente de mas de 50 años acostumbra a tomar sol desnudo. Me contaba un guía que los jóvenes para diferenciarse aun cuando es común el desnudo en lugares públicos, ellos permanecen vestidos.

Cuando hablamos de costumbres; estas pueden ser generales o particulares. Como vemos aquí, hay costumbres particulares teñidas de su idiosincrasia con las que podemos no estar de acuerdo, con otras que nos parezcan acertadas, con otras que no podríamos acostumbrarnos.

Pero lo importante es el respeto por las costumbres ajenas, no deberíamos olvidar que estamos en su casa.

Fuente
www.deutschland.de

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *