¿Los Cubiertos y las Servilletas Tienen su Propio Lenguaje?

¿Los Cubiertos y las Servilletas Tienen su Propio Lenguaje?

La pregunta se responde con un sí, aunque no le crean.

Seguramente hemos tenido que ir a un almuerzo, una cena formal, a una boda o a un acto social de gran importancia y fue al momento de ingresar que algunas personas nos preguntábamos como eran las reglas que debíamos seguir para estar a tono con los otros invitados y los anfitriones.

Todavía hoy, hay una serie de normas clásicas y estandarizadas que marcan el comportamiento en la mesa y que siempre es bueno conocer y dominar; saberlas y tenerlas internalizadas permite que estemos relajados y podamos disfrutar del evento.

Entonces vamos a ver las reglas sobre cubiertos y servilletas. Existe un lenguaje de los cubiertos que, independientemente de si el protocolo es formal o no, se cumple.

Quizás, recuerden que en otro artículo hablamos sobre los diferentes tipos de tenedores. Hoy, estamos en el momento de terminar el plato y viene la pregunta del millón: cómo debo dejar los cubiertos sobre el plato para que el mozo sepa lo que yo le digo, sin hablar.

Las posiciones de los cubiertos sobre el plato pueden indicar:

  1. Pausa.
    cuando hagas alguna pausa durante la comida, deberás colocar los cubiertos siempre sobre el plato y, en ningún caso sobre sus bordes o sobre el mantel. La posición de esos cubiertos, tratándose generalmente del cuchillo y del tenedor, deberá formar los lados laterales de un triángulo, como si de las cuatro menos diez se tratase en un reloj.
  2. Siguiente plato.
    Cuando hayas terminado tu plato y estés a la espera del siguiente, lo correcto es colocar el cuchillo y el tenedor en cruz, con el tenedor hacia arriba y el cuchillo hacia la izquierda.
  3. Excelente.
    Si queres mostrar tu agradecimiento, podes posicionar ambos cubiertos hacia la derecha. Los cubiertos se dejan en paralelo entre ellos y con respecto al borde la mesa, con el mango hacia el lado izquierdo.
  4. Terminado.
    Debes simplemente alinear los cubiertos rectos (sin tocarse, uno al lado del otro) y perpendicular con respecto al borde de la mesa en la parte central del plato, con lo que estamos dando a entender que ya hemos terminado y que pueden retirar el plato.
  5. No me gustó.
    Hay quien muestra claramente que la comida no ha estado a la altura de la circunstancia, y para ello lo correcto es colocar los dos cubiertos en la misma posición que en el caso de la pausa (cuatro menos diez), pero introduciendo en este caso la punta del cuchillo entre los dientes del tenedor.

Entonces, ya tenemos resuelto el tema de los cubiertos pero que hacemos con la servilleta; otro elemento que tiene sus vueltas y también su propio lenguaje.

La servilleta es una pieza clave dentro de un conjunto de elementos que deben estar en la mesa. ¿Pero dónde debe ir colocada?

Empecemos, puede situarse en diferentes partes, sea sobre el plato o sobre uno de los lados de éste pero nunca dentro de un vaso o una copa.

La mejor forma de colocar la servilleta es doblada de forma rectangular, o bien en forma triangular. Los doblados “artísticos” solo se dejan para ocasiones más familiares e informales, o bien para ocasiones especiales, como Navidad.

Los servilleteros o anillos se utilizan únicamente en fiestas temáticas, especiales o de familia.

Sea a la derecha o a la izquierda del plato, lo importante es que siempre se vea ese rótulo o anagrama si lo tiene.

El lenguaje de la servilleta propiamente dicho, al momento de comer la costumbre mas aceptada es desdoblar la servilleta, y colocarla sobre el mismo regazo.

Ahora bien, si durante la comida tenés que levantarte, lo ideal es que la tomes y la dejes ligeramente arrugada a la derecha del plato, nunca a la izquierda.

Algunos autores señalan que nunca deje dejarse la servilleta sobre la silla y otros opinan que se puede apoyar sobre ésta, esta ultima posición es a los fines de que el mozo no levante el plato y los cubiertos; ya que la intención es regresar a la mesa.

Al terminar de comer, la servilleta se deja de la misma manera que al hacer una pausa, es decir del lado derecho y un poco arrugada.

Si la servilleta se manchó mucho, lo mejor es dejarla doblada por la mitad del lado que contenga menos suciedad. 

Algo que nunca debes hacer, es colocarla alrededor del cuello como si fuese un babero. No sólo constituye una costumbre poco estética, sino que denota mala educación.

La servilleta sólo se usa para los dedos de la mano y para la boca después de beber, aunque se trate de agua.

Algo que también debes evitar siempre, es utilizar la servilleta como si de un trapo, un pañuelo o de una toalla se tratase, por ejemplo, para limpiar la mesa.

En cuanto a las manchas de comida en la cara, lo mejor es prevenirlas, y en caso accidental, lo ideal es pasar la servilleta suavemente y con el mayor disimulo posible.

Estos lenguajes se basan en patrones de conducta, que por mucho tiempo que pase, siempre estarán bien vistos y formarán parte de ese código de la buena educación.

¡Ahora, estoy lista para consagrarme una invitada top!


Fuentes:
www.protocolo.org

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *