Islas Galápagos

Islas Galápagos

La Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) fue creada el 16 de noviembre de 1945 con el objetivo de contribuir a la seguridad y la paz alrededor del mundo a través de la educación, la cultura, la ciencia y las comunicaciones.

Con el tiempo y a través de diferentes convenciones, fue ampliando su objetivo y, en consecuencia, busca impulsar el desarrollo de los pueblos a través de la preservación de sus recursos naturales y reconocer los valores culturales. Siguiendo ese principio fue como declaró a las Islas Galápagos, Patrimonio Natural de la Humanidad en 1978.

Estas islas forman parte de Ecuador y se encuentran situadas en el Océano Pacífico, a unos mil kilómetros del subcontinente sudamericano; son diecinueve islas de origen volcánico y su reserva marina circundante es un museo y laboratorio vivientes de la evolución, únicos en el mundo.

Fueron descubiertas en 1535 por el obispo de Panamá, Tomás de Berlanga, cuyo barco se había desviado mientras se dirigía a Perú; las llamó Las Encantadas y se maravilló con las grandes tortugas galápagos encontradas allí, según relata en sus escritos. Numerosos viajeros españoles se detuvieron en las islas desde el siglo XVI, y Galápagos también fue utilizado por piratas y cazadores de ballenas y focas.

El área no había sido reclamada durante casi 300 años antes de que comenzara la colonización, en 1832, en lo que hoy es la Isla Santa María, cuando Ecuador tomó posesión oficial del archipiélago.

Las islas se hicieron internacionalmente famosas como resultado de la visita del naturalista inglés Charles Darwin en 1835.

La fauna inusual de las islas, contribuyó a las innovadoras teorías sobre selección natural presentadas en su trabajo “el origen de las especies” (1859).

Su clima se caracteriza por bajas precipitaciones, baja humedad y temperaturas relativamente bajas. Las islas tienen miles de especies de plantas y animales, de las cuales la gran mayoría son endémicas.

Las áridas tierras bajas del archipiélago están cubiertas por un bosque de cactus abierto.

Una zona de transición en las elevaciones más altas está cubierta con un bosque en el que dominan la pisonia y la región de bosque húmedo sobre la zona de transición está dominada por un bosque de scalesias con matorrales densos. La zona de tierras altas sin árboles está cubierta de helechos y pastos.

El archipiélago es famoso por su inusual vida animal. Se cree que sus tortugas gigantes tienen algunas de las vidas más largas (hasta 150 años) de cualquier criatura en la Tierra. Las afinidades cercanas de los animales de Galápagos con la fauna de América del Sur y Central indican que la mayoría de las especies de las islas se originaron allí. Debido a las posteriores adaptaciones evolutivas, hoy se encuentra una increíble variedad de subespecies. Los pinzones de Galápagos, por ejemplo, han desarrollado una multitud de adaptaciones a partir de un tipo ancestral común; sus subespecies ahora difieren principalmente en forma y tamaño de pico.

Las iguanas marinas que nadan, que se alimentan de algas y en algunos lugares cubren cientos de rocas costeras, son únicas y endémicas. Otra especie de interés es el cormorán no volador. Además, los pingüinos y los lobos marinos viven en las islas junto a los animales tropicales.

Los habitantes de las islas, en su mayoría ecuatorianos, viven en asentamientos en las islas de San Cristóbal, Santa María, Isabela y Santa Cruz. El turismo, la pesca y la agricultura son las principales actividades económicas.

Quienes visitaron las Islas, han quedado maravillados por la fauna que encontraron, en especial las tortugas gigantes y por una flora exquisita en colores.

Entonces, solo resta buscar lugar en el calendario, armar las valijas e ir a Galápagos. Suerte con el viaje !!! , pueden consultar en “Experiencias Travel

Fuentes
www.barrameda.com.ar
whc.unesco.org

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *